Tres mascarillas caseras para tener una piel de porcelana

Las mascarillas son nuestras aliadas número “1” al momento de lucir un cutis hidratado, libre impurezas y rejuvenecido.

Además, cuando las elaboramos con productos naturales nos ayudan a ahorrar dinero en cremas o en esas visitas que hacemos a la estética. Las que siguen te permitirán presumir de una perfecta piel de porcelana:

Publicidad

MASCARILLA DE HIELO Y ASPIRINA

El hielo tiene el poder de activar la circulación de la sangre, de tensar la piel y contrarrestar el rostro cansado; mientras que las aspirinas poseen propiedades antinflamatorias y elevadas dosis de beta-hidroxiácido, sustancias capaces de eliminar el acné, limpiar la piel y arrastrar las células muertas.

Ingredientes

  • Una aspirina efervescente
  • Agua
  • Un cubito de hielo
  • Paño de tela
  • Algodón

Envuelve el cubito de hielo en la tela y pasalo por tu cara con suavidad durante unos segundos.

Luego vertí la aspirina efervescente en el agua y, cuando se haya disuelto, empapá un disco de algodón en el líquido y aplicalo sobre la piel limpia.

Dejá que la aspirina haga efecto durante 10 minutos y, finalmente, aclarala con abundante agua tibia.

MASCARILLA DE DE MIEL, YOGUR Y LIMÓN

La miel es un ingrediente natural rico en azúcares capaces de arrastrar las células muertas de la piel. El yogur y el limón, por su parte, te ayudarán a mantener el rostro limpio, libre de manchas y a combatir el cansancio debido a las elevadas dosis de vitamina C presentes en el limón.

Ingredientes

  • Una cucharada de miel
  • Una cucharada de yogur natural (sin azúcar)
  • 5 gotitas de jugo de limón natural

Vertí la miel, el yogur natural y las gotas de jugo de limón en un recipiente limpio.

Remueve hasta formar una pasta homogénea. Extiéndela por tu rostro limpio -sin cubrir la piel que rodea los ojos y labios- y déjala por 15 minutos.

Pasado ese tiempo, aclara esta mascarilla casera con abundante agua tibia y  seca la cara con suavidad.

MASCARILLA DE TOMATE

El es hidratante, tensor y exfoliante, así que ideal para eliminar esos molestos granitos y puntos negros que tenemos en el rostro.

Picá la mitad de un tomate y pásalo por todo tu rostro durante 3 minutos. Dejalo actuar unos 15 minutos y retira con agua fría. ¡Verás que los granos e impurezas irán desapareciendo!

Tip Eme: Podrás recurrir a estas mascarillas caseras cada vez que tu rostro se vea cansado y sin vida. Así le aportarás una dosis extra de luminosidad.

Escrito por
Más de Eme de Mujer