Por acá y por allá: Año nuevo, ¡un nuevo verano por delante!

por Magdalena Dieste*

Hace unas semanas empezó un nuevo año y muchos de nosotros comenzamos las vacaciones. Una nueva oportunidad para disfrutar con los niños, compartir días sin horarios ni obligaciones, días para descansar, hacer castillos en la playa, divertirnos con amigos, saltar olas en el mar, comer helados, reírnos, acostarnos tarde y mirar las estrellas. ¡Un nuevo verano para vivirlo intensamente!

Publicidad

No importa si van lejos, dentro o fuera del país, hoy queremos compartir algunas recomendaciones que nos pueden servir a todos los que en estos días vamos a disfrutar de unas vacaciones con niños.

Paciencia. Lo primero que tenemos que tener claro es que los viajes o vacaciones con niños son muy disfrutables, pero también van a ser cansadoras.  Cuando compartimos 24 horas todos los días con nuestros hijos, además de disfrutar de experiencias inolvidables, nos vamos a cansar y vivir momentos de estrés.

Por más que llevemos todo planificado, siempre puede surgir algún imprevisto. Cada viaje es una lección de vida, hay que aprender a esperar, hacer filas, caminar, levantarse temprano para llegar a un destino y muchas otras cosas más. Los viajes, muchas veces nos ponen a prueba, pero justamente, esas experiencias son las que ayudarán a nuestros hijos a ser personas más tolerantes, pacientes y flexibles.

Sencillez: Los niños no necesitan lujos para pasarla bien, ni grandes hoteles, ni buenos restaurantes, ni compras, ni actividades asombrosas. Mi experiencia es que para viajar con niños o disfrutar de unas vacaciones inolvidables no es necesario gastar demasiado dinero, basta con estar juntos y disfrutar con ellos para que la pasen bomba. Los recuerdos de los momentos en familia, son tesoros que quedarán para siempre en la memoria de los niños!

Empatía con los niños. A la hora de elegir un paseo, un tour o un destino, piensen en ustedes y en los niños. Cada uno sabe cómo es su hijo, qué cosas podría disfrutar y qué cosas no. Es importante tenerlo en cuenta para definir los destinos y elegir las actividades de las vacaciones o del viaje.

Flexibilidad. Me gusta planificar los viajesbuscar información y actividades para cada destino que vamos a visitar, pero con los niños he aprendido que hay que estar abiertos a los cambios de planes. Sigo planificando, pero tengo claro que en la marcha las cosas cambian y que tenemos que adaptarnos a los distintos ritmos y a los deseos de todos los integrantes de la familia. De eso de trata, de equilibrar y combinar los intereses de todos.

Por último, diviértanse, recorran, aprendan y descubran nuevas experiencias con sus hijos, ¡pocas cosas son tan disfrutables en la vida como las vacaciones en familia! 

*Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales TwitterFacebook e Instagram

Escrito por
Más de Equipo Eme

Beneficios de la dieta mediterránea en el envejecimiento

Hace una década fue declarada patrimonio inmaterial de la Humanidad
Leer más