Por acá y por allá: Colonia del Sacramento con niños

por Magdalena Dieste*

¿Se vienen las vacaciones de julio y  todavía no tienen planes?, hoy les propongo una bonita escapada cerca de Montevideo. El fin de semana estuvimos con los niños en Colonia y nos llevamos una grata sorpresa. Hacía años que no la visitábamos y la vimos más linda que nunca. Siempre tuvo el encanto de las ciudades coloniales: pequeña, cautivadora y con mezcla de estilos arquitectónicos españoles y portugueses, pero esta vez, la encontramos llena de flores de colores, de simpáticos bolichitos en los que se come bien y de planes divertidos para disfrutar en familia.

Publicidad

Colonia se encuentra a 180 kilómetros al oeste de Montevideo y cruzando en ferri, a solo 50 kilómetros de Buenos Aires. Fue fundada en 1680 por Manuel Lobo,gobernador portugués de Río de Janeiro y su casco histórico,  declarado Patrimonio histórico de la Humanidad  por la Unesco en 1995, fue escenario de colonizaciones y combates.

Aquí va mi lista de imprescindibles para disfrutar de la ciudad en dos días.

Caminen por sus calles de adoquines. Las ciudades coloniales tienen un encanto especial, pasear por sus estrechas calles de adoquines es un deleite y redescubrir rincones de Colonia con la mirada de mis hijos fue una alegría. El barrio histórico es muy pintoresco, casi todas sus atracciones se encuentran cerca y se puede recorrer en pocas horas.

FOTO: Queriéndote TripAdvisor

Disfruten de algo rico. Uno de nuestros trucos para visitar ciudades con los niños, aunque sean pequeñas, es ir alternando algo que les entusiasme a ellos, con lo que nosotros queremos ver y con algunas paradas estratégicas si los vemos cansados o aburridos. En una de esas pausas, les recomiendo comer algo rico en Queriéndote, una casa de té que ofrece variedad de cosas tentadoras en un acogedor lugar y con una preciosa vista al río.

Suban al faro. El faro se encuentra en el interior de las ruinas del convento de San Francisco, es una de las edificaciones más distintivas de Colonia. Para los niños es un super plan subir hasta la parte más alta para contemplar las vistas del casco antiguo, el río de la Plata y si tienen suerte de algunos edificios de Buenos Aires. Pueden subir los mayores de 8 años acompañados por un adulto y el costo es de $30 por persona.

Crucen el portón de campo. Para los niños siempre es atractivo ver cañones, murallas, puentes y antiguas puertas por donde se entraba a una remota ciudad. Aunque queda poco de todo esto, la antigua puerta de la Ciudadela construida en 1745 y el puente de madera sobre la fosa se pueden apreciar y para los niños será divertido cruzarlo una y otra vez.

Saquen fotos en la calle de los Suspiros. Seguramente este callejón de pisos adoquinados sea el lugar más emblemático de Colonia del Sacramento. No pueden dejar de visitarlo, se encuentra rodeado de casas coloniales y farolitos que guían el camino.

*Acá va un guiño para las mamas y papás viajeros que se quieran tomar un fin de semana solos y sin niños: En la calle de los suspiros, hay un pequeño restaurante “Buen suspiro”, que pasa casi desapercibido, pero que es un encantador lugar para comer tapas, picadas y tomar un rico vino uruguayo. El local desde afuera parece una caverna, sus puertas son bajitas y sus ventanas pequeñas, no es para ir con niños porque no tienen opciones para ellos y el lugar es muy chico, pero apunten el nombre para una escapada de a dos.

Dense un gusto. Una de las cosas que más me llamó la atención fue la cantidad de restaurantes, cafeterías y bolichitos que abrieron en Colonia. Además del clásico chivito uruguayo, hay buenas opciones de pescados y mariscos, comida italiana y varias pizzerías. Si van en esta época y quieren entrar en calor con una rica sopa, les recomiendo la de coco y zanahoria de “El charco”.

Recorran los museos. Con una entrada única de $50 se accede a ocho museos históricos. La verdad es que a mis hijos les resultaron poco atractivos, pero hay algunos que pueden ser interesantes para niños en edad escolar. La casa de Nacarelloes una construcción portuguesa de principios del siglo XVIII que conserva sus paredes de piedra y sus pisos, muestra objetos y utensilios que permiten observar cómo vivían en esa época. Quizás el más pintoresco es el Museo del Azulejo. Todos son pequeños y se recorren en poco rato.

Alquilen un carro de golf. Hay empresas que alquilan carritos de golf para visitar la ciudad. Además de ser un plan bien divertido para los niños, tiene la ventaja de que no se cansan y se puede acceder a algunas calles que en auto no se llega. Se alquilan por día o por hora. Por día el precio es de 40 dólares y la hora sale 17.

Disfruten del atardecer frente al mar. Colonia se encuentra a orillas del río de la Plata y sus atardeceres son famosos en Uruguay. Abriguen a los niños, elijan un buen lugar y disfruten del espectáculo de la naturaleza.

Créanme que Colonia está cada día más linda. Si todavía no han viajado con sus hijos y tienen ganas de hacer la prueba, este tranquilo rincón de Uruguay es ideal para inaugurar los viajes con niños. Una ciudad con historia, encantadora, abarcable y segura, ¡no hay nada más sencillo y práctico que ser turista en tu país!. Busquen un hotel y disfruten de un fin de semana diferente.

¿Te gustaría escaparte un fin de semana?. ¡Colonia te espera!

*Lic. en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales Facebook e Instagram

Escrito por
Más de Equipo Eme