Por acá y por allá: Consejos para organizar un viaje

Por Magdalena Dieste*

La planificación es una de las claves del éxito cuando viajamos con niños. Armar un itinerario e investigar sobre el nuevo destino antes de llegar es lo ideal para lograr una buena organización, hacer que el tiempo rinda y que la visita no se vuelva caótica o estresante.

Publicidad

Una de las cosas que más me gusta de los viajes es perderme en las ciudades y sorprenderme descubriendo nuevos lugares, pero con los niños he aprendido que eso solo lo podemos hacer cuando están entusiasmados, sin hambre y bien descansados.

Quizás les suene conocido, a nosotros más de una vez nos ha pasado de estar caminando por una ciudad desconocida, con los niños cansados, con hambre y terminar entrando a cualquier lugar para comer algo rápido, pagando más caro y sin saber que a pocos minutos existía una opción mucho mejor. No tiene por qué ser algo estricto ni inmodificable, pero planificar las actividades, armar itinerarios dentro de las ciudades y tener claro lo que vamos hacer cada día, puede ayudar mucho.

Después de varios viajes con tres niños, creo que puede ser útil compartir algunos de los recursos que utilizamos en los últimos años y nos han ayudado a que todo se vuelva más sencillo. ¡Espero que también puedan servirles!

Recurran guías o libros de viaje
Hay quienes dicen que los mejores viajes empiezan en las librerías y creo que esa afirmación tiene bastante de cierto. Uno de los primeros pasos para disfrutar de un destino es conseguir una guía y empezar a informarse detalladamente sobre lo que ofrece el lugar. ¡Me encantan las guías de viajes y han sido una gran inversión en todos los nuestros!

Creo que para cada destino y cada viajero hay una guía, por eso les aconsejo tomarse el tiempo de ir a una librería y mirar las diferentes opciones. Últimamente mis preferidas son las “Lonely Planet”, generalmente tienen buenos contenidos para viajeros independientes, información práctica actualizada e incuso, en algunas ediciones ofrecen información puntual con actividades para niños.

Las “Guías Azules” tienen un perfil más mochilero, pero para algunos destinos, como por ejemplo Perú, la usamos y nos fue realmente útil. Si piensan realizar un viaje más cultural, las “Guías Verde Michelin” son perfectas porque ofrecen información detallada y precisa de elementos históricos y artísticos. Además utilizan el sistema de estrellas que para mi gusto ¡no falla! y es muy práctico a la hora de evaluar la importancia de los lugares. Las “Guías Visuales de El País” me resultan encantadoras porque cuentan con buen diseño, fotos y textos entretenidos, aunque en algunas ocasiones sus textos nos han resultado demasiado breves.

Naveguen por Instagram y Youtube
Las redes sociales y en especial Instagram, ofrecen la posibilidad de encontrar a través de imágenes o hashtags, lugares a los que nos gustaría ir. En más de una oportunidad he encontrado “perlitas” para mis viajes siguiendo otras cuentas. Un restaurante, un rincón verde para los niños, un lugar para ver un atardecer, una playa escondida, creo que hoy en día las redes sociales son una inagotable fuente de inspiración para viajar. Antes de salir a la ruta, vale la pena rondar un poco por tus cuentas favoritas. Los perfiles de revistas, blogueros y periodistas expertos en viajes pueden ser de gran utilidad.

Lleven una libreta de recomendaciones
Hace unos meses cuando estuvimos en Portugal nos resultó súper útil, más allá de los sistemas que ofrecen las redes o o celulares para guardar los hallazgos, llevar un cuaderno de favoritos con posibles itinerarios y lugares cercanos para almorzar, cenar, ver el atardecer o hacer un picnic, fue un acierto. Cuando viajamos con niños por una ciudad desconocida, muchas veces resulta difícil detectar lugares cercanos para ese tipo de planes, por eso lo ideal es apuntarlos y llevarlos planificados.

Visiten los centros de información turística
Cuando estamos en el destino me gusta hacer una visita a los centros de información turística. No es que los busco especialmente, pero si veo alguno me detengo a preguntar, son gratuitos y muchas veces ofrecen información relevante. En más de una oportunidad me enteré de alguna actividad puntual que se estaba realizando ese día, como una feria vegana en un parque de Lisboa o una clase de yoga gratuita para niños en Costa Rica. Si ven alguna, no lo duden, deténganse un minuto, ¡quizás los ayude a descubrir algo nuevo!

Y ustedes, ¿cómo se organizan?. Me encantaría escuchar cuáles son sus consejos para planificar un viaje!

*Lic. en Ciencias de la Comunicación. Autora del blog Por acá y por allá, ideas para viajar con niños. Podés leer sus notas acá y seguirla en redes sociales TwitterFacebook e Instagram

Escrito por
Más de Equipo Eme

Beneficios de la dieta mediterránea en el envejecimiento

Hace una década fue declarada patrimonio inmaterial de la Humanidad
Leer más