8 técnicas para dominar el estrés y la ansiedad

Taquicardia, cansancio frecuente, insomnio, falta de aire, irritabilidad son algunos de los síntomas del estrés y la ansiedad, los dos males de este siglo. Si andás nerviosa demás, además de visitar un médico, podrías intentar con estas técnicas.

1.Meditá. Meditar es una manera de estar presente. Ejercitarse, caminar o tener un hobbie que capte el 100% de tu atención también ayuda liberarse del estrés.

Publicidad

2. Respirá. La ansiedad y el estrés generan una respiración agitada. Tenés que recuperar el control de tu respiración y calmar tu mente. Si te sentís nerviosa, respirá hondo. Esta simple técnica enviará a tu cerebro el mensaje de que estás calmada porque una mujer que está tranquila respira despacio.

3. Mirá los problemas desde otra óptica. Una situación estresante, como una reunión con un jefe o un cliente, puede enfocarse como una oportunidad para impresionar bien a alguien de tu trabajo. Todo es según por dónde se lo mire. La presión puede ayudarte a hacer mejor un trabajo mejor, pero no puede alterarte.

4. Aceptá lo que no podés cambiar. Con perdón de lo obvio, pero esto es verdad. Algunas cosas son lo que son y luchar para cambiarlas solo genera malestar, culpa y ansiedad. Aceptá el problema o situación tal cual es y no pienses qué pasaría si fuera de otra manera. Hay cuestiones que no podés controlar y mejor es que ni gastes energía en ellas. No podés elegir qué te hablará tu suegra, tu jefe o esa compañera molesta de trabajo.

5. Ocupá tu mente (no mucho). Cortá el ciclo de pensamientos negativos y ocupá tu mente con tareas que requieran tu atención y no te aburran.

6. Ejercitate. Otra sellada. Ejercitarte le hace bien a tu cuerpo y a tu mente. El ejercicio disminuye los niveles de ansiedad y estrés. Luego de 21 minutos de marcha, los beneficios del ejercicio se sienten en el organismo: más calma, más foco y mejor disposición.

7. Dormí bien. Esta puede ser la solución para muchos problemas de tu día. Minimizá distracciones, evitá las luces y hacé de tu cama un santuario para el sueño.

8. No seas víctima de la perfección. El éxito no es una línea recta. Los problemas están en la vida de todas y cuando fallás, tenés que empezar de nuevo. Las perfeccionistas al extremo son crueles consigo mismas. No te hagas a vos lo que no le harías a los demás. Y no confundas perfeccionismo con el deseo de dar siempre lo mejor. El perfeccionismo es una recriminación cruel que lleva a la depresión, ansiedad y hasta paraliza. Hay quienes dejan de hacer cosas solo porque no les salen tan bien como pretenden.

 

Fuente: Spring, PsychCentral, StudyGs

Escrito por
Más de Eme de Mujer

“Uruguayas Rebeldes”, el libro de Soledad Gago que reconoce a las pioneras

La autora reconoce y celebra la vida de las uruguayas que se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.