Aliviar los dolores menstruales sin tantos medicamentos ¡es posible!

Los cólicos menstruales son muy frecuentes entre las mujeres y pueden perjudicar la rutina diaria de muchas formas. Sin embargo, nada de eso significa que no existan diversos trucos para combatirlos, más allá de los medicamentos y recetas médicas.

Para entrar más en contexto, podemos decir que la dismenorrea se define en el mundo de la medicina como el dolor asociado a la menstruación. Este síntoma es bastante frecuente y muy difícil de medir en cuanto a su real frecuencia, ya que muchas mujeres y culturas asumen el dolor menstrual como parte “normal” del hecho de ser mujer.

Publicidad

Ante ello, muchas féminas no consultan o no le cuentan a su médico por temor o vergüenza y, al final, todo se queda en una molestia genérica y silenciosa. Aunque lo mejor es acudir al médico si las molestias son excesivamente intensas, por fortuna existen algunas medidas que pueden ayudar a sobrellevarlos con éxito y te invitamos a seguir leyendo para que las conozcas.

¿Cómo tratar los cólicos menstruales?

Abrigate bien
El calor relaja músculos y también mejora la circulación en la pelvis. Una bolsa de agua caliente, compresas de agua tibia y hasta las mantas térmicas o las duchas calientes son bienvenidas durante esos días, o sencillamente la ropa abrigada. ¡Y no te olvides de usar medias!

¡No dejes de tomar líquidos!
Aunque la idea no es tomar líquidos a granel, se ha demostrado que las bebidas calientes inhiben la sensación molesta de dolor. Sopas, caldos, aguas aromáticas -preferiblemente de canela o de anís según las abuelitas- al igual que el té son recomendables. Pero no por eso vayas a dejar de tomar tus dos litros diarios y recomendados de agua.

Dieta ligera
Una dieta suave en la que la fibra, las frutas y las verduras estén en buenas proporciones, es la indicada. Elimina el café, merma la sal, evita el alcohol y el azúcar por el tiempo que duren los síntomas, y poco a poco los síntomas irán disminuyendo.

Relax
Descansar, meditar o procurar sesiones de masajes o de yoga son una bendición. Los cólicos menstruales ya son lo suficientemente incómodos como para mantener un agenda agitada durante todo ese tiempo.

Mantente en movimiento
El ejercicio leve para promover la circulación y la eliminación de sustancias dañinas es recomendable. También, las caminatas cortas y estiramientos sin resistencia y sin excederte bajo ningún concepto.

¡Ve al baño todo lo que necesites!
Procura no dejar que tu vejiga se llene demasiado. Desocúpala apenas tengas esas primera sensación de tener que ir al baño, porque eso quitará presión sobre los órganos vecinos afectados e inflamados.

Por último… ¡Consiéntete un poquito!
Recuerda que estos malestares tienen solución, así que trata de llevarlos de la mejor forma que se pueda si no quieres volverte dependiente de los medicamentos. ¿Cómo hacerlo? Pues, consintiéndote con algún dulce, una comida rica o quedándote echada hasta que tengas fuerzas y energías para volver a tu rutina.

¡Ojo! El malestar menstrual y los cólicos a veces son más fuertes de lo que nosotras somos capaces de aguantar, y por ello en algunos casos es recomendable acudir al médico o consumir medicamentos especializados para este tipo de dolencias.

Por: Mavi Contreras.
Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela

Escrito por
Más de Eme de Mujer