Beneficios de tomar un baño de vapor

Igual que su antepasado, el hamman -también conocido como baño turco- ofrece una sensación de bienestar y relajación. Eme te dice cuáles son sus ventajas, sus contraindicaciones, la mejor manera de realizarlo y sus diferencias con el sauna

Ficha técnica

Publicidad

Tipo de calor: húmedo.

Temperatura: Variable.

Suelo: entre 20°C y 25°C.

A medio metro de altura del suelo: 40°C.

A dos metros de altura: 50°C. Humedad relativa: 99%. Este nivel de humedad es el responsable de la “niebla” dentro del baño.

Calientes pero diferentes

A primera vista, el baño de vapor y el sauna pueden parecer iguales, pero no lo son. Ambos estimulan las glándulas sudoríparas de la piel haciendo que se incremente la transpiración, pero el primero lo hace a través de calor húmero y el segundo empleando calor seco.

El doctor Miguel Ángel López, dermatólogo, afirma que se debe tener especial cuidado con el baño de vapor, ya que por la humedad, el sudor nunca se evapora y al cuerpo le cuesta más enfriarse.

El verdadero beneficio

Esta práctica proviene de una modalidad turca, originaria del siglo XVIII, conocida como hammam, cuyos principales objetivos eran limpiar la piel y eliminar las toxinas.

En primer término, el Dr. López explica que “Las personas suelen pensar que su piel está limpia por el mero hecho de que sudan, pero eso no es cierto”. Los beneficios que ofrecen estas inmersiones en vapor caliente sencillamente generan una sensación de bienestar.

Dermatológicamente son neutros, no ofrecen ventajas ni desventajas. En cuanto a la eliminación de toxinas, el especialista comenta que la piel no es la parte del cuerpo diseñada para esa función. Esta tarea le corresponde al hígado y al riñón.

La guía del baño de vapor

* No te excedas de los 20 minutos.

* Durante el proceso, el cuerpo se deshidrata, por lo que es indispensable que ingieras bastante líquido antes y después del baño, preferiblemente bebidas que repongan electrolitos.

* Procurá esperar a que culmine el proceso de digestión antes de iniciar esta rutina.

* Está contraindicado para mujeres embarazadas.

* El cuerpo debe irse acostumbrando a este procedimiento. Si es la primera vez que lo llevas a cabo, que sea por muy poco tiempo.

* Al salir, toma una ducha de agua tibia.

* Si sufrís de acné, problemas de la piel o enfermedades como el lupus, evitá los baños de vapor.

Fuentes: Dr. Miguel Ángel López, dermatólogo.

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Niño resuelve problema matemático: “las mujeres siempre tienen la razón”

Este muchacho la ‘tuvo clara’ al momento de responder la pregunta que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.