Cinco hábitos que creías saludables (y no lo son tanto)

Con las comidas y excesos de fin de año, llegó el momento en el que empezamos a buscar hábitos saludables para incluir en la dieta y recuperar nuestro peso adecuado. Sin embargo, hay algunos con los que te podrías estar equivocando y ni siquiera lo sabés.

Si sos de los que llena el carrito de compras con leches vegetales, productos 0% grasa o de presentaciones ‘light’, podrías estar yendo por el mal camino. Y no se trata de que estos productos sean del todo malos, sino de cómo los administramos en nuestra dieta, teniendo en cuenta que muchas veces poseen más cantidades de azúcar que lo usual.

Publicidad

El factor está en detenernos un poco y verificar su composición en las etiquetas. Solo así, podrás darte cuenta cuánto es el porcentaje de los elementos vegetales, fibra y vitaminas, en contraparte de las cantidades de azúcar que usan para saborizar.

Empezá con tu rutina saludable de la manera más consciente posible teniendo en cuenta estos errores comunes:

1. No mirar la etiqueta de las leches vegetales: no está mal optar por leches de este tipo, sin embargo, debés tener en cuenta la información acerca de sus compuestos. La verdad, es que el sabor de estas leches no suele ser muy agradable, por lo que en ocasiones se les añade mucha azúcar y una concentración baja del fruto, para que sea más rica.

2. Iniciar el año haciendo detox: si encontrás las dietas detox como la solución para esos ‘kilitos’ que te sumó el banquete de navidad, estás equivocada. No necesitás que unos jugos limpien tu organismo, existen órganos (como los riñones) encargados de esto. Además, luego de una semana tomando solo jugos, es probable que vuelvas a recuperar esos kilos, por el efecto rebote. Lo mejor será que regreses a tu dieta habitual, e incluyas alguna rutina de ejercicios.

3. Evitar las grasas a toda costa: debés tener en cuenta que la grasa es uno de los tres macronutrientes esenciales para tu organismo. Solo tenés que saber elegir la más saludable, como por ejemplo la de la palta o los frutos secos. Ojo, consúmelos con control de cantidad.

4. Dejarte llevar por los productos ‘light’ o 0% grasa: en distintas oportunidades abusamos de su consumo, comiendo más cantidad. Tené en cuenta que para que un producto sea considerado como ‘light’ solo necesita tener 30% menos calorías que el producto común, y para ser calificado ‘0% grasas’ es compensado con buenas cantidades de azúcar que hacen que el producto mantenga un sabor agradable.

5. Jugos en vez de frutas enteras: lo que no sabías, es que al exprimir una fruta para conseguir su jugo estás dejando toda la pulpa, lugar donde se concentra la fibra. Además, por lo general adicionamos alguna cantidad de azúcar, generando picos de este compuesto en la sangre. Por otro lado, comer una fruta entera te saciará más que tomar un jugo compuesto por dos o tres frutas, lo que es más positivo.

Fuente: Viú / El Comercio / Perú / GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer

La columna de los dientes: Evolución tecnológica, láser Gemini

Columna de Álvaro Heller, director de Biosmile
Leer más