Cinco remedios caseros que en realidad sí funcionan según la ciencia

Bien lo dice el dicho que en cada persona existe un médico en potencia. Basta que alguien manifieste algún síntoma para que de manera inmediata en el entorno se comiencen a escuchar recomendaciones basadas en la experiencia o en antecedentes familiares.

Estas generalmente echan mano de remedios caseros y naturales como aguas, hierbas, untos, masajes y otros tantos, cuando no los medicamentos, siempre respaldados por supuestos beneficios que hay que mirar con lupa.

Publicidad

Se ha comprobado, por ejemplo, que ciertas hierbas pueden generar efectos contrarios a los que se buscan y hasta causar nuevas complicaciones; que algunos brebajes pueden antagonizar con verdaderos tratamientos; no pocas sustancias llegan a potenciar efectos secundarios no deseados de algunos fármacos; y lo que es peor: algunos le dan un carácter milagroso a algunos productos que terminan por desplazar de manera peligrosa manejos con soporte científico comprobado.

Sin pretender agotar el tema, aquí hay un listado de remedios caseros que la ciencia ha probado en su verdadero beneficio.

Caldo o sopa de pollo para la gripe
La Universidad de Nebraska, en Estados Unidos, encontró que el caldo de pollo tiene propiedades antiinflamatorias a nivel de las vías respiratorias superiores, lo que puede disminuir las secreciones y el malestar generado por las enfermedades virales.

Se sabe, de acuerdo con el estudio, que los elementos diluidos en el caldo –entre ellos las proteínas, las especias y el calor– suman como factores que pueden eliminar la congestión nasal, elementos que desencadenan la tos y un manejo mejor de las secreciones. Sin más, los expertos consideran que la sopa de pollo casera deja de ser un mito como un elemento para tratar síntomas de la gripe o el resfriado común.

Vinagre para combatir los piojos
Los piojos son una parasitosis que no respeta edad, estrato o condición. Es altamente contagiosa, especialmente entre los niños. El uso de vinagre sobre el cuero cabelludo de los afectados tiene una razón de ser, de acuerdo con diferentes estudios, entre ellos uno de la Asociación Americana de Dermatología que comprobó que el ácido acético contenido en este producto desprende al piojo del agarre queratínico que tiene sobre el pelo. Esto sucede sobre todo cuando se está en la fase de liendre.

Por lo general, los piojos pueden morir y desprenderse con el peine, pero los que están en fase de desarrollo se adhieren tan firmemente que por lo general los peines usados contra este mal pierden utilidad. Por lo tanto, a la par de que se desparasita, el uso de vinagre en el pelo es un remedio casero avalado, siempre y cuando esté de la mano de los médicos.

La miel como antibiótico
Diversos estudios, entre ellos uno de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, y otro de la Universidad de Amsterdam, comprobaron que la miel no tratada contiene antibióticos naturales y enzimas que impiden el crecimiento de algunas bacterias y hongos. De hecho, la miel está calificada como uno de los pocos elementos naturales que jamás se descompone en razón a que sobre ella no crecen microorganismos.

Echando mano de esta propiedad, este producto se utiliza como coadyuvante de algunas infecciones tópicas e incluso popularmente se usa en infusiones calientes para calmar el dolor de garganta y evitar infecciones agregadas en caso de compromiso viral, además de que también puede actuar como antiinflamatorio.

Tilo para tranquilizar
Algunos estudios han demostrado que las flores de tilo contienen farnesol, un componente que actúa como sedante a nivel neuronal. Por esta razón, el agua o infusiones de tilo han recibido popularmente propiedades ansiolíticas y tranquilizantes. Como es natural, estos efectos traen beneficios en personas sin trastornos mayores y cuadros de ansiedad leves, por lo que nunca se recomienda que reemplace de manera absoluta la valoración que pueda hacer un profesional de la salud.

Del mismo modo se le ha encontrado al tilo un efecto antiespasmódico y relajante tanto en músculos lisos como estriados, lo que ayuda a relajar y manejar el estrés, según han encontrado los estudios. Estas propiedades, valga decir, están principalmente en las flores.

Aceitunas para el mareo
Dos estudios españoles comprobaron que la concentración de taninos que se encuentra en las aceitunas promueve una disminución de las secreciones de las glándulas salivares y de otras partes del intestino que favorecen las náuseas y el vómito producidos por el movimiento, especialmente en los viajes por carretera.

De acuerdo con otras investigaciones, estas propiedades tienen mayor efecto cuando se consumen aceitunas enteras, naturales, no procesadas y sin ningún condimento, en una cantidad moderada y justo cuando se inician los primeros síntomas del mareo. Cuando se combinan con galletas de soda, algunos especialistas coinciden con que el efecto se puede potenciar.

Fuente: El Tiempo / Colombia / GDA