Cómo cerrar los poros abiertos: tips y tratamientos que funcionan

por Bettina Frúmboli*

La apariencia de la piel puede quedar deslucida cuando los poros se ven demasiado dilatados y el maquillaje de todos los días no logra disimularlos. La realidad es que estos orificios minúsculos son más que indispensables, en especial, para eliminar la transpiración y el sebo. Pero, al notarlos abiertos, entran en la mira de de nuestros cuidados beauty.

Publicidad

¿Qué causa los poros muy abiertos? Hay varios factores que influyen.

  • El paso del tiempo. La pérdida de colágeno, uno de los encargados de dar elasticidad y que ocurre con los años, desmejora la calidad de la piel.
  • Cuestiones hormonales. En la adolescencia o durante el embarazo, es común que aumente la producción de sebo y puntos negros que se alojan en estos orificios. Este es el motivo por el cual las pieles oleosas presentan esta característica. Sobre todo, en la nariz, las mejillas y el mentón.
  • Demasiadas horas al sol. El fotodaño hace que los tejidos estén más gruesos y los poros, en primer plano. Por eso, a la vuelta de las vacaciones esta característica es más notoria.
  • Una higiene inadecuada. Los productos demasiado abrasivos estimulan en exceso las glándulas sebáceas. Por otro lado, la falta de constancia para quitar el maquillaje favorece la acumulación de células muertas e impurezas.

El producto de makeup que hace magia ocultando la apariencia de poros dilatados es el primer. Su uso es imprescindible para unificar la piel y lograr un acabado mate. La mayoría de las pre bases funcionan como una película que refina la textura de la piel. Su efecto es momentáneo y no corrige la situación a largo plazo, pero mejora increíblemente el resultado del makeup.

¿Cómo disimular los poros abiertos? Tomá nota de los tratamientos y tips que ayudan a reducir su diámetro.

  • Limpieza facial. Este es el paso fundamental en el cuidado de la piel. Conviene realizar una sesión de limpieza profunda -una vez al mes- y diariamente, a la mañana y a la noche, con productos adecuados al biotipo cutáneo. Un tip extra: sumar un tónico a la rutina habitual.
  • Exfoliación. Implica la renovación de las capas más superficiales de la epidermis. Existen métodos mecánicos (con scrubs, cepillos y esponjas) y químicos (que incluyen cremas y geles con ácidos y enzimas), con opciones para usar en casa o en el instituto de belleza. La alternativa profesional imbatible para este objetivo es la microdermoabrasión con punta de diamante.
  • Mascarillas. Las presentaciones con carbón, arcilla o ácidos en concentraciones justas para cada tipo de piel dan muy buenos resultados. Cuáles evitar: cualquiera que obstruya los poros.
  • Tratamientos con láser. Estimulan la producción de colágeno, favoreciendo la contracción de los tejidos y generando una mejor estructura del cutis. Hay distintos sistemas -como el láser fraccionado, la luz pulsada y el láser de CO2- adecuadas a las necesidades específicas.
  • Make up bien pensado. El primer o pre base funciona como una película que refina la textura de la piel y oculta la apariencia de los poros dilatados. La ventaja: su efecto es instantáneo y mejora increíblemente el resultado del maquillaje.

*Bettina Frúmboli es make up artist de celebrities en Argentina. En Buenos Aires, reúne un staff de talentos que durante años han creado tendencias en maquillaje. También dirige su Escuela de Maquillaje Profesional donde ofrecen cursos de formación actualización para maquilladoras. Encontrá más información en www.bettinafrumboli.com

Escrito por
Más de Equipo Eme

La receta de Marian: Shakshuka

Exquisita receta de Marian la que cocina
Leer más