Diez costumbres que afectan la salud de tu pelo

A medida que pasan los días, tu pelo luce más opaco, sin vida e, incluso, está comenzando a caerse. No tenés idea del motivo, pero lo más probable es que estés cometiendo, inconscientemente, una serie de crímenes contra él.

¿Querés saber cuáles son las prácticas cotidianas que más perjudican a tu cabello? Averigualo recorriendo en esta nota.

Publicidad

El calor excesivo del secador deshidrata el cabello y después es difícil repararlo. Usalo para sacar el exceso de agua y luego dale forma con los dedos o con el cepillo.

El pelo mojado es muy frágil y se maltrata fácilmente cuando lo envolvés con la toalla. Es mejor secarlo torciéndolo suavemente con tus manos entre la toalla.

¿Sos de las que prefiere dejarse un poco de acondicionador? Gran error. Allí está el origen de la resequedad de tu cabello.

El cepillado exagerado del pelo puede producir tracción y dañarlo. Lo correcto es cepillarlo suavemente para ordenarlo, evitar que se enrede y se rompa.

El spray y el mousse para dar volumen al cabello en realidad pueden dañarlo. Crean una especie de película sobre el cabello, que apueden dañar su estructura y hacer que se vuelva más quebradizo

La tracción del pelo por el uso de trenzas o cola de caballo debilita y atrofia la raíz capilar de manera irreversible. El uso de extensiones tiene el mismo efecto.

Si cambiás de shampoo con frecuencia, tené cuidado. Buscá orientación profesional para saber cuál es el mejor para tu tipo de pelo. Tené en cuenta que los shampoos más comerciales contienen derivados del petróleo, sustancia que puede ser nociva para tu cabello.

Alterná la raya del pelo al menos una vez al año para evitar que se vuelva ralo en la zona donde marcas la distribución de tu cabello.

Si querés mantener tu pelo en orden, usá gomitas cubiertas de tela. Pero nunca te las pongas con el pelo húmedo porque lo maltratan y abomban.

¿Te gusta lavarte el pelo con agua caliente? Hacerlo aumenta la formación de grasa en el cuero cabelludo y esta, con el tiempo, es una causa de alopecia.

Fuente: GDA/El Comercio – Viú/ Perú