Espinaca: “el oro verde” que te traerá muchos beneficios

Aunque no lo creas, las espinacas son conocidas como el ‘oro verde‘ por sus múltiples beneficios.

Las verduras de hoja verde, en particular, son reconocidas por poseer propiedades funcionales para la salud, por sus nutrientes y compuestos químicos no esenciales. La espinaca (Spinacia oleracea L.) es ampliamente considerada como un alimento muy saludable debido a su composición nutricional diversa, que incluye vitaminas y minerales, fitoquímicos y bioactivos que promueven la salud más allá de la nutrición básica.

Publicidad

Esta es una fuente comprobada de nutrientes esenciales como el caroteno (un precursor de la vitamina A), el ácido ascórbico y varios tipos de minerales. Además, se han realizado varios estudios sobre las actividades antioxidantes de las espinacas, concluyendo que son una fuente potencial de antioxidantes naturales.

También vale la pena señalar que también sirve como una muy buena fuente de seis nutrientes adicionales, que incluyen fibra, fósforo, vitamina B1, zinc, proteínas y colina, y como una buena fuente de ácidos grasos omega-3, vitamina B3 , ácido pantoténico y selenio.

Según el Departamento de Nutrición y Ciencias de la Salud, Universidad de Nebraska-Lincoln, los fitoquímicos y bioactivos derivados de la espinaca son capaces de eliminar especies reactivas de oxígeno y prevenir el daño oxidativo macromolecular, modular la expresión y la actividad de los genes involucrados en el metabolismo, la proliferación, la inflamación y la defensa antioxidante, y frenar la ingesta de alimentos induciendo la secreción de hormonas de saciedad.

El color verde intenso que poseen nos indica que contienen provitamina A y, sobre todo, una buena cantidad de ácido fólico (del grupo de la vitamina B) relevante en la formación del material genético. Las espinacas son sin duda un súper alimento cargado con toneladas de nutrientes dentro de un producto de alimentación de bajas calorías. Ese verde intenso tan característico es importante para la piel y el cabello y proporciona proteínas, hierro, vitaminas y minerales.

Diabetes
Las espinacas son estupendas para el control de la diabetes. Contienen un antioxidante conocido como ácido alfa-lipoico, que ha demostrado reducir los niveles de glucosa, aumentar la sensibilidad a la insulina y prevenir los cambios inducidos por el estrés oxidativo en pacientes con diabetes. Los estudios sobre el ácido alfa-lipoico también han evidenciado disminuciones en la neuropatía periférica y la neuropatía autonómica en los diabéticos. Destacar que todos estos estudios han empleado el ácido alfa-lipoico de forma intravenosa.

Asma
Muchos estudios han demostrado que los riesgos de desarrollar asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes. Uno de ellos es el beta-caroteno, del que la espinaca es una fuente excelente para escoger. Aparte las espinacas, los albaricoques, el brócoli, el melón, la calabaza y las zanahorias también representan fuentes ricas de betacaroteno.

Presión arterial
Debido a su alto contenido en potasio, la espinaca es recomendable para todas aquellas personas con presión arterial alta para bloquear los efectos del sodio en el cuerpo. Una ingesta baja de potasio puede ser tan grave, de cara a la presión arterial, como un alto consumo de sodio. Otros alimentos ricos en potasio también son las papas, los tomates, las habas y las naranjas.

Huesos fuertes
Las espinacas son idóneas para cuidar nuestra salud ósea. Una baja ingesta de vitamina K se ha asociado con un mayor riesgo de fractura ósea. Así pues, el consumo adecuado de vitamina K -presente en las espinacas, entre otros- es importante para una buena salud de los huesos, ya que actúa como un modificador de las proteínas de la matriz ósea, mejora la absorción de calcio y puede reducir la excreción urinaria de calcio.

Regularidad intestinal
Las espinacas promueven la regularidad. Dado que esta verdura tiene alto contenido de fibra y agua, nos ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve un tracto digestivo saludable. Este alimento sano y ligero debería ser un aliado cercano de todas aquellas personas que tienen tránsito intestinal lento, tan común en nuestros días debido al estrés, el trabajo o los malos hábitos alimenticios.

Piel y cabello saludable
Otra bondad de la espinaca es que es rica en vitamina A, necesaria para la producción de sebo para mantener el cabello hidratado. La vitamina A también es clave para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello. Y es que las espinacas son imprescindibles para la construcción y el mantenimiento de colágeno, que proporciona estructura a la piel y el cabello. Tener falta de hierro también es una causa común de pérdida de cabello, pero podemos prevenirlo mediante una ingesta adecuada de alimentos ricos en hierro, como, claro está, las espinacas.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer México.