La columna de los dientes: Mejores resultados con menos implantes y menos injertos

por Álvaro Heller, director de Biosmile*

Hoy nos centramos en las estrategias de colocación de implantes. Dentro de los equipos de Especialistas en Implantes, hay quienes ofrecen la perspectiva única de tener doble especialidad en cirugía oral y prótesis.

Publicidad

¿Sin injertos?
El Dr. Craig Misch es uno de ellos, y plantea un “Enfoque sin injerto para los sitios de implantes posteriores”, donde analiza cómo los viejos paradigmas de confiar en los injertos óseos para colocar implantes dentales ahora se pueden evitar en muchas circunstancias utilizando implantes más cortos.

Esta es una estrategia que no estaba disponible hace solo unos años, y debido al avance de los materiales y el diseño de implantes, ahora es una realidad respaldada por estudios que muestran éxito. Representa un cambio de estrategia como cirujano de implantes. Se llama evolución.

Cuando se formula una estrategia, se basa en información que crea un plan para alcanzar una meta. El objetivo para los dentistas de implantes es restaurar la forma y la función del paciente de la manera más fácil y predecible. El Dr. Misch da un ejemplo de poder colocar implantes más cortos, evitando la necesidad de injerto sinusal.

La razón de obtener resultados probados, con un procedimiento menos invasivo basado en la tecnología, es una estrategia que tiene sentido como profesional.

Otras formas de restauración
Otra solución menos invasiva para nuestros pacientes es utilizar un voladizo de un diente para puentes de zirconia atornillados, con soporte de implante y arco completo. Esta es una alternativa comprobada que implica menos implantes, más capacidad de recuperación, menos injertos y tiempos de tratamiento más cortos que un puente de implante retenido con cemento.

La opción de un puente de porcelana fusionada con metal retenido con cemento no ofrece capacidad de recuperación confiable y a menudo requiere un injerto óseo extenso para obtener el mismo resultado. Cuando se crea una estrategia para un plan, se deben considerar las últimas técnicas y materiales.

Soluciones mas sencillas
En el pasado, una guía común para la selección del tamaño de un implante era elegir la longitud máxima sin afectar los límites anatómicos. Al tratar la cresta atrófica, los cirujanos a menudo preferirían la opción de aumento óseo vertical para permitir la colocación de implantes más largos.

Varios avances han llevado a un mayor uso y mejores resultados con implantes más cortos. Las superficies de implante microtexturadas mejoran la formación ósea más temprana y un mayor porcentaje de contacto hueso-implante. Las mejoras de diseño en la conexión entre el implante y el pilar han resultado en una mayor estabilidad y un mejor ajuste. Los grados más fuertes de titanio, incluida la aleación de titanio, mejoran la resistencia del implante y disminuyen el riesgo de fractura.

El uso de la tomografía computarizada por haz cónico (CBCT) y la planificación virtual de implantes permite a los odontólogos evaluar mejor los volúmenes óseos restringidos para la colocación de implantes cortos [Carestream Dental, 3Shape, etc.].

Ha habido una tendencia a lo largo del tiempo hacia opciones de tratamiento mínimamente invasivas en implantología. Este enfoque intenta evitar procedimientos más complicados que implican el aumento de hueso para la colocación del implante. En el maxilar posterior y la mandíbula, el uso de implantes cortos (≤ 8.0 mm) puede reducir la necesidad de injerto óseo vertical. Los pacientes a menudo prefieren este enfoque sobre procedimientos más complejos que pueden causar complicaciones, mayor morbilidad, mayor duración del tratamiento y costos más altos.

Resultados de implantes cortos
Las revisiones recientes basadas en evidencia sobre implantes cortos con superficies texturizadas revelan tasas de supervivencia similares en comparación con los implantes de longitud estándar.

Sin embargo, al evaluar implantes con una longitud <8.0 mm, hubo tasas de supervivencia ligeramente más bajas que con los implantes estándar. Por lo tanto, los implantes más cortos (<8.0 mm) deben usarse con cierta discreción.

Aumento vertical versus implantes cortos
La tendencia clínica es favorecer longitudes de implante más cortas en el maxilar posterior. El uso d implantes más cortos puede evitar la necesidad de injerto o reducir el volumen de material de injerto óseo que se necesita para el aumento del suelo sinusal.

Una opción viable a considerar para el tratamiento del paciente parcialmente edéntulo es colocar una prótesis provisional de carga inmediata en los implantes. Se puede preferir esta alternativa si el pronóstico de los dientes restantes está protegido: es decir, colocar dientes en el momento.

En algunos casos, hay una altura ósea adecuada, pero la cresta posterior puede reabsorberse medialmente con un ancho deficiente. En estos casos, puede ser posible realizar un aumento óseo horizontal más predecible para la colocación de implantes cortos en lugar de intentar ganar altura ósea adicional para implantes más largos. Esto se ha denominado el enfoque “sin injerto” para manejar la cresta atrófica. El aumento horizontal se puede lograr mediante regeneración ósea guiada, injerto óseo en bloque, injerto de malla de titanio o expansión de cresta. La elección de la técnica puede depender de la dimensión residual de la cresta, la cantidad de ganancia ósea necesaria y el método preferido del operador.

Estrategias hay muchas. Una es la que usted necesita.

*El doctor Álvaro Heller, es odontólogo, director de BioSmile y columnista de Eme de Mujer

Escrito por
Más de Equipo Eme

Beneficios de la dieta mediterránea en el envejecimiento

Hace una década fue declarada patrimonio inmaterial de la Humanidad
Leer más