La espinaca disminuye el deseo por alimentos calóricos

El estrés es uno de los principales responsables por el deseo de ingerir platos con muchas calorías. Algunos tips ayudan a evitar a caer en la tentación.

Un estudio publicado en “The American Journal of Clinical Nutrition” descubrió que tanto el azúcar como las grasas estimulan las regiones de placer del cerebro. “Los deseos (por comida) se relacionan con la prohibición”, afirmó Julie Upton, co-fundadora del blog sobre nutrición “Appetite for Health”, a la revista “Red Book”.

Publicidad

“Cuanto más se intenta evitar estos alimentos, más fuertes son sus deseos de comerlos”, explicó. La cuestión, según la experta, es ingerir frutos secas que contienen muchas calorías”. concluyó.

¿Qué ingerir cuando querés comer quesos? Buscá las opciones light de este alimento, como el parmesano rayado, que puede aderezar ensaladas.

¿Y los carbohidratos? Son el combustible del cuerpo, pero si sentís ganas de ingerirlos, hacé lo mismo: buscá versiones lights, como los de trigo integral, quinoa o avena.

Si buscás alternativas al hambre hedónica (término que da cuenta del deseo por platos calóricos) una buena alternativa es ingerir espinaca, que disminuye hasta 95% el deseo de comer este tipo de platos.

Además de eso, la espinaca tiene propiedades laxantes por su alto contenido en fibra que adicionalmente ayuda a reducir la velocidad con la que pasa el azúcar a la sangre, previniendo enfermedades como la diabetes y el riesgo cardiovascular. También es rica en betacarotenos, antioxidantes naturales por lo que previenen el envejecimiento.

 

¿Cómo preparar la espinaca?

Ensaladas: Queda bien cruda en ensaladas con hojas verdes de lechuga y berro. Pueden sumarse a champiñones y pimentones rojos en tiras. El aderezo puedes hacerlo con vinagre de vino o alguna vinagreta con miel y un toque de mostaza. Pistachos, almendras fileteadas, un toque de queso parmesano y aceitunas negras cortadas en rodajas servirán para decorar.

Sopas cremas: Herví las hojas de espinaca fresca en un consomé concentrado y desgrasado de pollo, sumá papas o apio y cuando después pasá todo por la licuadora. Agregá una cebolla pequeña y un par de dientes de ajo, una pizca de sal y cociná unos 10 minutos más.

Salteadas: En un sartén, colocá 2 dientes de ajo machacados, media cebolla y un chorrito de aceite de oliva, agregá 1 calabacín mediano, medio pimentón rojo y sofritá hasta que el calabacín esté suave. Podés  agregar agua si es necesario. Por último agregá las hojas de espinaca con una pizca de sal, pimienta y albahaca, déjala cocinar por 5 minutos más y pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.