Las obsesiones te perturban, ¿qué podés hacer con ellas?

por Fanny Berger*

¿Qué es una obsesión? Estas son pensamientos, ideas, imágenes intrusivas, irracionales y recurrentes que aparecen una y otra vez, causando sufrimiento a la persona. Pueden aparecer en todas las edades: niños, jóvenes y adultos son asediados por ideas fijas que los molestan.

Publicidad

La persona obsesiva no desea tener dichos pensamientos o imágenes, pues le producen mucha ansiedad. Para evitar dicho malestar, el obsesivo presenta conductas denominadas compulsiones que se realizan para aliviar el impacto que las mismas le causan.

Los temas de las obsesiones son variados. Algunas tienen su origen en la necesidad de tener todo alienado simétricamente y bien ordenado, denominadas obsesiones de orden. Las compulsiones que se asocian a este tipo de obsesión consisten en asegurar de que todo está en orden, de lo contrario el sujeto sufriría un gran malestar o ansiedad. Quieren tener todo limpio y ordenado. Las personas que sufren este tipo de obsesiones pasan mucho tiempo intentando tener todo perfecto, por lo que se dice que son perfeccionistas. En casos extremos, la persona puede evitar que otros individuos vayan a su casa para que no le dejen nada desorganizado o fuera de lugar.

Existen las obsesiones de contaminación, donde las personas piensan que el entorno puede estar contaminado. Esto hace que tengan la necesidad de limpiarse y lavarse compulsivamente. La limpieza o lavado a menudo se lleva a cabo con rituales de lavado repetitivo de manos o cuerpo hasta que la persona siente que está limpia. Los individuos con este tipo de obsesiones pueden evitar utilizar baños públicos o dar la mano (miedo a contraer gérmenes de otras personas).

Vemos también obsesiones sexuales que consisten en pensamientos de causar daño sexual involuntario, o sobre el cuestionamiento constante de la propia sexualidad. Una persona que experimenta este tipo de pensamientos intrusivos evitará lugares públicos, como centros comerciales o educativos. Pueden temer ser un pedófilo o sentirse atraído sexualmente por miembros de la propia familia.

Vemos obsesiones homosexuales, que son pensamientos parecidos a los anteriores, pero se caracterizan por el temor a ser atraído por personas del mismo sexo. Tanto el punto anterior como este, hace que la persona se sienta tan avergonzada que es incapaz de buscar ayuda.

Obsesiones por cometer actos violentos que se caracterizan por el miedo a llevarlos a cabo contra los seres queridos u otras personas. Por eso evitarán situaciones en las que puedan producirse algunos actos como el uso de cuchillos de cocina y otros objetos afilados (la compulsión consistiría esconder o evitar objetos punzantes).

Las obsesiones requieren tratamiento psicológico que puede ser breve, solucionable en pocas sesiones.

La persona obsesiva sufre mucho, pierde mucha energía en sus pensamientos y compulsiones. Además le cuesta compartir lo que sucede por vergüenza. Animate y pedí ayuda, no sos el único/a que tiene obsesiones, son ideas pero vos las sentís como que es una realidad.

fanny berger ok*Fanny Berger, psicóloga gestáltica. Podés contactarla en su web o página de facebook o por el teléfono 099 289 282.

Escrito por
Más de Equipo Eme