Los ciclos de Marha: Nutrición afectiva en el embarazo

por Marha Scanu*

En varias ocasiones hemos hablado sobre las necesidades de la mujer embarazada, en la columna de hoy veremos qué podemos hacer para conectarnos con el/la bebé dentro de la panza y cubrir sus necesidades afectivas.

Publicidad

Es claro que lo fisiológico esta cubierto, el vientre materno ofrece todo lo que el/la bebé necesita para alimentarse, descansar, desarrollarse y crecer. Sin embargo hay algo que no se da por sí solo, y es la llamada nutrición afectiva.

La nutrición afectiva es todo aquello que podemos hacer para que el/la bebé sienta que es amado/a, esto es muy importante para su desarrollo y crecimiento (antes y después del nacimiento), y es parte de la satisfacción de las necesidades básicas de un/a bebé.

A continuación veremos que se puede hacer mes a mes para estimular la conexión con el/la bebé y nutrirlo/a emocionalmente. Comenzamos a partir del tercer mes de embarazo, que es cuando sabemos con certeza que todo esta bien y podemos conectarnos sin tantos miedos e incertidumbre.

Una de las cosas que se puede hacer durante todo el embarazo es buscar una imagen de cómo es el bebé dentro de la panza, buscar características, el tamaño, el peso, qué órgano o sistema se esta desarrollando más, etc. Esto, además de mostrar lo mágica que es la naturaleza, hace que mamá y papá/pareja puedan conectarse mejor y entender que es lo que esta pasando y cómo esta creciendo su hijo/a.

Tercer mes: ejercicio “El círculo interior”. Se puede hacer una o dos veces a la semana. Consiste en poner música suave y en una hoja en blanco dibujar un círculo, con lápices de colores dibujar adentro. No importa el resultado, lo importante es tomarse el tiempo de pensar en el/la bebé y dejarse llevar. Lo ideal es que lo haga la mamá y el papá/pareja, si tienen otros hijos/as pueden aprovechar este tiempo para compartir y hacer regalos para el/la nuevo/a integrante.

Cuarto mes: ejercicio “Para llegar a conocerte”. Se trata de imaginar al bebé, su cara, su cuerpo, sus manos, cómo esta dentro de la panza. Para esto hay que tomarse unos minutos de calma, cerrar los ojos y, acariciando la panza, imaginar al bebé. Este ejercicio hace que la conexión sea cada vez más fuerte, se puede hacer al menos una vez al mes hasta que nazca.

Quinto mes: ejercicio “Dulces melodías”. Este ejercicio es para hacer al menos una vez al día durante todo este mes. Se debe elegir una melodía o canción especialmente para el/la bebé y escucharla o cantarla. Es ideal que la elección se haga en familia, y que la canción sea escuchada durante lo que resta del embarazo y después del nacimiento.

Sexto mes: ejercicio “Un vals con el bebé”. Se elige una canción que le guste a la mamá, puede ser también la canción que se le ha elegido al bebé, y la mamá baila suavemente, hace movimientos con las caderas, las piernas y las manos. Se puede hacer también en una pelota de pilates, haciendo movimientos circulares.

Séptimo mes: ejercicio “Masajes al bebé”. Cada vez que el/la bebé se mueva y/o patee se debe acariciar la panza suave y amorosamente, durante al menos 10 minutos. Estas caricias van acompañadas de la voz de mamá, papá/pareja y/o hermanos/as.

Octavo mes: ejercicio “Hora de jugar”. Hacer presión con un dedo sobre la panza en un lado del abdomen y después del otro lado, varias veces. El/la bebé responderá y se sigue jugando, mientras se le habla y acaricia.

Noveno mes: ejercicio “Dispuesta y capaz”. Escribir varias afirmaciones positivas sobre el trabajo de parto y parto en una hoja, y repetirlas todos los días hasta el nacimiento. Las afirmaciones pueden ser: “soy capaz de afrontar el trabajo de parto”, “esta en mi naturaleza dilatar”, “estoy creando un nacimiento feliz para mi y para mi bebé”, “estoy dispuesta y soy capaz de dar lugar al nacimiento de mi bebé”.

Todos los ejercicios fueron sacados del libro “El vínculo afectivo con el niño que va a nacer” de Thomas Verny.

*Lic. en Comunicación. Educadora en Primera Infancia. Doula.  Educadora Certificada en Salud Materna. Autora del blog Los ciclos de Marha

Escrito por
Más de Eme de Mujer