Las manchas, ¿pueden eliminarse?

Tengo manchas blancas (o marrones) desde niña en los dientes. ¡Me aparecieron manchas en los dientes que no tenía antes! Mi hijo tiene manchas en sus dientes, ¿son caries? Tenía manchas blancas: me hice un blanqueamiento y quedaron igual o empeoraron. ¿Existe un tratamiento que no gaste mis dientes?

¿Qué son las manchas en los dientes?
Las manchas son un motivo de consulta de varios pacientes. Hay manchas que aparecen junto con la erupción de las piezas dentarias. Otras lo hacen luego, por diversos motivos. Las manchas pueden ser blancas o marrones, o incluso grises.

Publicidad

Las causas son alteraciones en los tejidos dentarios, sean congénitas o adquiridas. La falta de calcificación (mineralización) es una de ellas, pero no la única: ciertos medicamentos, excesos de flúor en etapas de formación del diente también aparecen como causas.

Esas alteraciones pueden ser visibles en muchos casos, por lo que son motivo de preocupación. Pero hay otros casos en que las alteraciones no son visibles.

“Lo esencial es invisible para los ojos” escribió Antoine de Saint-Exupery en su libro “El Principito”.

¿Cómo puedo saber si tengo alteraciones en los dientes?
Un método para saber si existen es la transiluminación. Es una forma rápida y certera. Actualmente se cuenta con puntas de luz verdes y naranjas que sirven para detectar las alteraciones en los tejidos dentarios, las caries pequeñas o difíciles de diagnosticar clínicamente, fisuras en las piezas dentarias, restauraciones que hay en la boca, y incluso debajo de éstas muchas veces. Es un diagnóstico que ayuda a medir la extensión y profundidad de estos problemas que el paciente desconoce.

¿Se pueden tratar estos problemas? ¿Cómo?
Es posible tratarlos, si bien cada caso es diferente. Evaluar las condiciones del paciente y su respuesta a cada estrategia determinará el pronóstico.
Los tratamientos, en la mayoría e los casos, apuntan a tres objetivos: maximizar el poder curativo del diente, cambiar la permeabilidad de los tejidos duros (básicamente del esmalte dental), y lograr un intercambio iónico: en otras palabras, ayudar a que salgan los pigmentos y sustancias indeseables del diente, poniendo en su lugar las sustancias que devuelven la salud.

¿Qué es el Intercambio Iónico Reparativo?
Este procedimiento se centra en la curación de los tejidos duros de los dientes, respetando los principios de la Odontología Mínimamente Invasiva (OMI), mostrando cómo ayuda a lograr ese objetivo. Se basa también en el concepto de control de la permeabilidad de los tejidos duros, buscando cómo incrementarla de ser necesario.
Generalmente se consideran los blanqueamientos con propósitos estéticos únicamente. Lejos de ello, se utilizan combinaciones de productos de blanqueamiento para lograr una buena salud dental.

Uno de los objetivos más importantes en la odontología actual es la preservación de tejidos dentarios y estructuras de soporte (Christensen, 2006). Este concepto se apoya en un respeto sistemático por el tejido original y la remoción mínima del tejido (Ericson, 2007). Más allá de eso, hay otros parámetros que tienen un rol central: frenar el proceso de enfermedades, maximizar el potencial curativo del diente, (Brostek, 2006). Nuestro principal énfasis es en el paciente, alcanzando los principios de la Odontología Mínimamente Invasiva (Fischer, 2006) y explicar esta capacidad que tienen los tejidos dañados de curarse a sí mismos, en determinadas condiciones.

Como odontólogos, estamos mejor preparados para remover caries y para realizar restauraciones. (Nixon, 2007), (Ericson, 2003).
Sin embargo, las Ciencias de la Salud se encuentran con muchas situaciones en donde tratan diferentes tejidos del cuerpo buscando una respuesta positiva, brindándole las condiciones de que se cure por sí mismo, llegando a su propia restitución.
La remineralización es uno de estos procesos. (Malterud, 2006)
Una de las formas de lograr esto es cambiando la permeabilidad de los tejidos duros del diente, y entonces poder establecer un mejor un intercambio iónico: removiendo partículas de manchas, proveyendo de iones fluoruro o calcio, reparando los cristales parcialmente disueltos, remineralizando las estructuras profundas del diente, restaurando los cristales.

¿Cuánto tiempo demora el tratamiento?
Es muy variable: desde algunas semanas a meses. Más que de la extensión depende de la profundidad de las lesiones. También depende de la causa que las generó, y de la permeabilidad inicial de los tejidos.
Hay casos en los que se debe acudir a la consulta más de una vez a la semana y utilizar placas con sustancias diferentes por las noches.

¿Deben gastar mis dientes?
No. El objetivo es modificar la estructura, dando salud y belleza. En muchos casos se logra. En otros se deben utilizar sustancias micro abrasivas que no modifican más que unas micras la superficie. En Uruguay los casos en que más se usan esta sustancias (fluorosis, por ejemplo) son muy escasos.

¿Cuánto dura el resultado?
En general dura mucho tiempo. Hay casos que durante el primer año pueden sufrir retrocesos leves, que se retratan. De todas formas, un control dos veces al año es importante para hacer un seguimiento y un eventual mantenimiento.

Es una alternativa diferente con el objetivo de recuperar la salud de nuestros dientes. Y la belleza.

 

El doctor Álvaro Heller, es odontólogo, director de BioSmile y desde ahora columnista de Eme de Mujer

Escrito por
Más de Álvaro Heller

¿Cuáles son las formas de alcanzar una estética duradera?

La columna de los dientes del Dr. Álvaro Heller
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.