¿Necesitás bajar más de 20 kilos? Estos son los cambios que debés hacer

Perder unos pocos kilos es una cosa pero más de 20 es otra. Esta pérdida de peso no sólo requiere un cambio de dieta, también involucra un cambio de mentalidad, conductas, ambiente y prácticamente de estilo de vida.

Suena intimidante pero es posible. Lo que necesitás es cambiar tu estrategia y aplicar estos tips.

Publicidad

Mentalidad correcta: Antes de pensar qué poner en tu plato, pensá qué necesitás. Una gran pérdida de peso requiere tiempo y a veces no sucederá a un ritmo predecible. A veces bajarás mucho y luego podrías estancarte. Saber esto antes de que suceda te ayudará a minimizar tu decepción en las semanas siguientes.

Pensá lejos: No podés adoptar una nueva dieta y pensar que ya es suficiente. Factores como el sueño, el ejercicio y el estrés están conectados a tu peso. Si ignoras uno, saboteas los demás.

Olvidate de los atajos: Cuando querés perder más de 20 kilos, necesitás cambiar casi todos tus hábitos. Esto requiere tiempo, práctica y mucha paciencia, pero con el tiempo y la voluntad, todo se puede.

Especializate en un hábito: No te abrumes tratando de implementar 10 nuevos hábitos a la vez. Empezá con uno y luego seguí con el siguiente. Hacer muchas cosas a la vez sólo te sofocará y te decepcionará cuando no puedas llevarlos a cabo.

Sentílo: Llegar a la meta de un kilo menos o un talle menos será grandioso, pero los números no lo son todo. ¿Querés sentirte más ligera, tener más energía y moverte con mayor libertad? Enfocate en eso y sentí los cambios.

Alejate de la basura: Antes de eliminar la basura de tu dieta, intentá agregarle lo que hace falta. Para la mayoría de la gente, esto significa verduras y agua.

Empoderate con plantas: La carne no es el único alimento con proteína; todas las plantas contribuyen al consumo protéico. La gente no lo cree, pero es cierto. Y entre más proteína vegetal tengas, mejor.

Medí tus alimentos: Las cantidades son tan importantes como los alimentos mismos, de ahí la importancia de las porciones. Es muy fácil pensar en “5 cucharadas más”, pero el daño podría ser más que el doble.

Los deslices sirven: Nadie puede bajar 30 kilos sin haber pecado con un par de rebanadas de pizza en el camino. Es súper importante que esos deslices no te desanimen. Cuando tengas un mal día, tomá un paso atrás, calmate y aprende de lo que hiciste. En lugar de limitar lo que te gusta, agregá más ejercicio, agua o verduras.

Podés leer esta nota en Eme de mujer México