Niksen, el concepto holandés que llama a no hacer nada y que podría aumentar la creatividad

A pesar de que no ha sido el primer concepto en plantear temas relacionados a los estilos de vida, el significado de la palabra holandesa “Niksen“, que llama a no hacer nada, ha ganado cada vez más popularidad en el norte de Europa.

Sigue al “Hygge” -un concepto danés que llamaba a las personas a llegar a las casas, ponerse cómodos y darse un respiro para poder disfrutar el presente, sin celular ni luces- y al “Lagom“, una palabra sueca que insta a ser sencillo en las comidas, bebidas, tiempo, dinero y energía, con una mentalidad de “todo con moderación”.

Publicidad

El “Niksen”, en cambio, busca combatir la vida estresante y ocupada que las personas llevan día a día. “Literalmente significa no hacer nada, estar inactivo o hacer algo pero sin ningún propósito”, aseguró Carolien Hamming, directora general de CSR Centrum, un centro de coaching en Holanda el cual ayuda a clientes a manejar el estrés y recuperase del agotamiento.

Practicar “Niksen” puede llegar a ser tan simple como caminar por algún lugar y escuchar música, siempre y cuando sea sin ningún propósito, no se haga para lograr algo o ser productivo, señaló Hamming a la Revista Time. “Piensa simplemente sentado en una silla o mirando por la ventana. Debemos tener momentos de relajación y esta relajación puede combinarse con actividades fáciles y semiautomáticas como tejer”, indica Ruut Veenhoven, sociólogo y profesor de la Universidad Erasmus de Rotterdam en Holanda.

“Un aspecto del arte de vivir es averiguar qué formas de relajarse me convienen más”, añadió el sociólogo, agregando que no hay necesariamente un enfoque único para todos los casos, y que cada persona puede descubrir qué comportamientos son más efectivo para cada uno, a través del ensayo y el error.

Beneficios del “Niksen”
En Holanda, el concepto se ha tratado históricamente como flojera o lo opuesto a ser productivo, pero los niveles de estrés que han estado escalando en Estados Unidos y en el mundo entero, y el impacto en la salud que esto conlleva, ganan cada vez más reconocimiento en la comunidad médica, por lo que el hacer nada se considera cada vez más como una práctica positiva para combatir este estrés, aseguró Hamming.

Otro de los beneficios del concepto es que podría ayudar a la gente a plantear nuevas ideas, aseguró Veenhoven. “Incluso cuando nosotros no hacemos nada, nuestro cerebro continúa procesando información y puede utilizar el poder de procesamiento para resolver problemas pendientes”, relató el profesor, agregando que esto puede impulsar la creatividad, como una solución a un problema durante, por ejemplo, una caminata.

Cómo llevarlo a cabo
Quizás para muchos escuchar la frase “no hacer nada” puede sonar demasiado simple como para poder llevarlo a cabo. Pero para otros puede llegar a ser complejo quedarse sentado mirando hacia afuera por una ventana durante un tiempo determinado. Hamming contó que algunos pueden considerarlo “bastante loco” al principio, ya que las personas están acostumbradas a hacer algo en todo momento. Sin embargo, la coach cree que hay que superar la incomodidad, dedicando unos minutos al día a practicar “Niksen” hasta poder llegar a dedicarle ratos más largos, idealmente pudiendo dejar una noche a la semana sin compromisos ni obligaciones para esto.

“Atrévete a estar ociosa. Se trata de dejar que la vida siga su curso, y liberarnos de nuestras obligaciones por un momento”, añadió. Sin embargo, algunos científicos sugirieron que el dejar la mente divagando podría ser no tan beneficioso para ciertas personas, porque puede dejarlos “atrapados en las reflexiones” en lugar de sentirse más frescos, dijo Eve Ekman, directora de entrenamientos en el Greater Good Science Center, de la Universidad de California.

Sin embargo, nuevos estudios aseguran que a pesar de que para algunos el efecto no es inmediato, con más tiempo de práctica el beneficio de poder soñar despiertos, especialmente con las familias y amigos, podría significar un beneficio a largo plazo. “Necesitamos entrenar nuestras mentes para vagar de una manera que sea imaginativa y creativa”, aseguró Ekman, quien recomendó empezar practicando por dar un paseo en la naturaleza o escribir una carta de agradecimiento a alguien, como una forma de facilitar el verdadero tiempo de inactividad.

Fuente: El Mercurio / Chile / GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Lleva más de 20 cirugías para parecerse a Kim Kardashian y la última resultó desastrosa

Pamplona ha invertido cerca de 500 mil dólares para ser la doble...
Leer más