Padres culposos y Terapia de Alcance Breve

La culpa es un sentimiento intenso y desagradable. El padre que se siente culpable tiene una reacción negativa hacia sí mismo ya que experimenta haber hecho algo malo, por error u omisión. Esto genera temor al castigo, creencia de que “debería” haber realizado tal acción, basado en exigencias autoimpuestas. Para disminuir esa culpa de los padres deben seguir ciertos pasos.

Publicidad

Observamos en el consultorio psicológico tres grandes grupos de temas que causan culpa en los progenitores:

1) El poco tiempo que pasan con sus hijos. Los padres trabajan muchas horas y sienten que no están el tiempo suficiente con ellos. Eso les impide fijar y sostener límites y los lleva a complacerlos. La culpa no ayuda durante la educación. Si no podés pasar cierta cantidad de tiempo con tu hijo poné intención en la calidad de él, por ejemplo apagando tu celular y otros aparatos cuando estás con él. Tu único foco es el niño que está contigo.

2) Consumismo. Muchas personas piensan que consumir brinda felicidad. Además los niños manipulan y relatan que su amigo viaja a tal lado, le compraron tal aparato. Los padres que no pueden se sienten mal. LOS OBJETOS MATERIALES Y VIAJES NO DAN FELICIDAD Y EL FUTURO DE TU HIJO NO DEPENDE DE LO QUE LE COMPRES. Le podés responder que “fulanito” viaja a tal lugar y ustedes pasean por el parque sin culpa ya que el futuro de los chicos no depende de los viajes que realicen.

3) El cambio en la estructura y dinámica de la familia ha influido en los vínculos entre padres e hijos. La mayoría de los padres fueron educados en familias nucleares o sea con papá y mamá juntos. En la actualidad existen muchas familias monoparentales con una jefa de hogar en la mayoría de los casos al frente de las mismas. Estas pueden sentir culpa pues desearon otra situación familiar. En el consultorio psicológico expresan con respecto a sus hijos frases tales como “no tiene papá, pobre”. Esto obstaculiza el largo proceso de educación pues la lástima no es buena asesora e impide fijar límites.

El segundo paso es saber que la culpa puede desaparecer o disminuir teniendo otras conductas frente a tus hijos.

La Terapia de Alcance Breve (TAB), sirve para que los padres puedan tomar consciencia de las causas de su culpa y realizar cambios conductuales que ayuden a educar hijos sanos y adaptados. TAB dura entre tres y cinco sesiones. Además el poder compartir y contarle al psicólogo disminuye la culpa.

Los padres pueden tomar contacto de donde proviene su culpa y decidir qué hacer con ella. El punto es observar con plena consciencia que despierta tu hijo en ti y luego auto observarse y darte cuenta en que fibra interior la situación actual de tu hijo influye.

La culpa tiene que ver con exigencias que vienen del medio ambiente y que el padre las hace suyas, sobre todo en tiempos en todos quieren ser perfectos y es una exigencia imposible de satisfacer.

TAB sirve para desarticular la culpa de los padres.

fanny berger ok*Fanny Berger, psicóloga gestáltica. Podés contactarla en su web o página de facebook

Escrito por
Más de Equipo Eme