Parirás con apoyo y amor

Marha Scanu*

Una de las preocupaciones que tiene la embarazada es el momento de su parto: qué pasará, si dolerá, si aguantará ese dolor o no, cómo va a ser, entre otras preguntas.

Publicidad

Para crear un marco de seguridad que permita a la madre vivir el embarazo tranquila y trabajar esta y otras preocupaciones, hay varios aspectos a tener en cuenta. Estos son los más importantes:

  • Elegir a la/s persona/s que acompañará/n el embarazo, trabajo de parto, parto y puerperio. Puede ser el padre del bebé, la pareja, la madre, una amiga, entre otras. Lo importante es que esas personas sean respetuosas y brinden sostén y seguridad.
  • Escoger donde se producirá el parto, si en una institución (y cual será) o en el domicilio (hay organizaciones y profesionales que brindan esta posibilidad de manera segura).
  • Seleccionar el profesional de salud que hará el seguimiento del embarazo. Tal vez haya que conocer a varios ginecólogos o parteras para decidir, pero es un proceso necesario para dar con un profesional que sea respetuoso de las expectativas y deseos sobre el parto.
  • Concurrir a las clases de preparación en el Centro de Salud (si el parto es institucional) para conocer qué servicios brindan en el trabajo de parto y cómo proceden cuando es parto vaginal o cesárea.
  • Existe la posibilidad de prepararse, además, con Educadoras Perinatales, Doulas, Parteras, u otros profesionales de diferentes áreas, que brindan información, medidas de comodidad y sostén desde el lado humano y emocional. Hay varias propuestas para todas las formas de pensar y sentir.

Una vez que lo anterior está resuelto, lo importante es saber que el cuerpo de la mujer está preparado para parir y que es un proceso fisiológico y natural. Cada mujer vive su trabajo de parto y parto de forma particular, y da lugar al nacimiento de sus hijos de la mejor manera que le es posible. Algunas sienten mucho dolor y otras lo transitan con serenidad y aceptación. Cada cuerpo es diferente y la tolerancia al dolor es subjetiva. Es por esto que no quiero decir que no existe el dolor, sin embargo sí les puedo asegurar que existen métodos, posturas, masajes, que lo alivian, y que una mujer empoderada con información y que se siente segura, vive el nacimiento de su/s bebé/s de manera más consciente y tranquila.

Es en el parto, sea vaginal o por cesárea, donde se va a producir el encuentro con esa personita que estuvo en la panza durante las semanas que haya durado el embarazo. Es un momento mágico e importante tanto para la mujer que se convierte en madre de ese bebé (también para el padre o pareja y los demás familiares), como para el bebé que llega a este mundo. Entonces es necesario que las personas que estamos cerca seamos guardianas del nacimiento. No solo la mujer debe informarse y empoderarse, sino también quienes la rodean porque es responsabilidad de todos/as acompañarla, apoyarla, respetarla, escucharla y protegerla. Es un hermoso momento que hay que vivir en equipo.

*Lic. en Comunicación. Educadora en Primera Infancia. Doula. Autora del blog Los ciclos de Marha

Escrito por
Más de Equipo Eme