¿Por qué es importante desayunar bien?

Desayunar bien es algo vital para comenzar el día. Nos aporta energía para toda la jornada, en especial para la mañana.

Romper el ayuno correctamente condiciona nuestro estado de ánimo; además, incide en el rendimiento físico y mental y nos permite comer menos cantidad de alimentos a lo largo del día, ya que nuestro cuerpo no detecta carencias.

Publicidad

El cuerpo asimila mejor los alimentos que tomamos en ayunas. Después de 10 a 12 horas de ayuno necesitamos energías y nutrientes para realizar nuestras actividades diarias.

Luego de un buen descanso nocturno, los niveles de azúcar (glucosa) en la sangre son muy bajos. El desayuno rompe el ayuno y repone los niveles de glucosa. La glucosa es la fuente de energía del cuerpo.

El desayuno es considerado la comida más importante del día. Además precede las horas del día en las que se lleva mayor actividad. Para que sea considerado óptimo debe aportar del 20 al 25% del requerimiento calórico diario.

Además, contribuye a que se logre una ingesta de nutrientes adecuada (vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasas).

Las personas que no desayunan tienen una mayor probabilidad de presentar obesidad.

No desayunar causa alteraciones en la salud. Hoy en día es común dejar de lado el desayuno por falta de tiempo. Esta costumbre afecta el rendimiento intelectual y físico de las personas.

Al someterse a ayunos prolongados cuando llega la primera comida, el cuerpo responde acumulándola como reserva de energía. Se considera que del tipo de desayuno que una persona realice dependerá el tipo de día que tenga, sensaciones y rendimiento.

 

Para que disfrutes de un desayuno completo y equilibrado debes tomar en cuenta los siguientes alimentos:

1. Lácteos: Es recomendable priorizar los descremados como la leche descremada, el queso fresco o el yogur sin grasa. Si lo tuyo no son los lácteos por intolerancia a la lactosa puedes consumir leche sin lactosa.

2. Cereales: Podés consumir pan blanco o integral o cereales de desayuno tipo copos de avena, de maíz o de trigo.

3. Fruta: Podés consumirla de varias maneras. La pieza entera, en zumo; o en rodajas acompañando tus tostadas o cereales.

La importancia de un buen desayuno en la infancia
El aporte energético del desayuno debería cubrir entre el 30% y el 35% de las necesidades nutritivas del niño. El desayuno les permitirá afrontar el día llenos de energía.

Esta primera comida debe estar compuesta por leche, cereales y frutas (en piezas o en zumo). Asimismo alguna proteína como jamón u otro tipo de fiambre.

Las niñas y niños que desayunan están mejor alimentados y nutridos que aquellos que omiten esta comida. Además, tienen un mejor comportamiento y desempeño mental; están más atentos, alertas y participativos; cometen menos faltas y tienen un mayor desempeño en la clase.

Desayunar previene la fatiga, la somnolencia y el dolor de cabeza y favorece el crecimiento y desarrollo de las niñas y niños.

También les reduce el estado de ansiedad, se enfermen menos y desarrollan una actitud más positiva.

Aunque no lo parezca, los especialistas aseguran que el no desayunar puede tener consecuencias en la personalidad del niño. Estas consecuencias pueden aparecer durante su etapa de adolescencia.

Pero, además, es un buen hábito para adquirir desde pequeños, ya que sin desayuno se produce un desequilibrio nutricional.