Pros y contras del ayuno intermitente, un régimen que crece en popularidad

Ayuno intermitente. Así se denomina el régimen alimenticio en que las personas dejan de comer durante varias horas diarias y que, aunque crece en popularidad, ha sido motivo de discusión entre los expertos.

Por esta razón, The New York Times conversó sobre el tema con algunas especialistas, entre ellas Courtney Peterson, profesora del Departamento de Ciencia de la Nutrición en la Universidad de Alabama, quien ha estudiado el ayuno intermitente. Así, Peterson explicó que existen varios tipos de ayuno y que uno de los más populares es el de alimentación restringida -o ayuno intermitente diario-, que quizás es el más fácil de hacer.

Publicidad

Este consiste en restringir la alimentación a ciertos períodos de tiempo cada día, por ejemplo comer solo desde las 11 hasta las 19 horas. Este período de ayuno suele ser de 12 o más horas, y para ayuda de las personas ese tiempo incluye también el que se pasa durmiendo durante la noche.

También existen otros tipos de ayunos, como el periódico -que consiste en no consumir comidas ni bebidas con calorías durante períodos de 24 horas-, el de días alternados -que requiere una gran reducción de calorías cada dos días- y el método 5/2, que consiste en ayunar durante dos días no consecutivos a la semana.

La experta señaló que si una persona es obesa o sufre de sobrepeso, el ayuno es un método efectivo para bajar esos kilos de más si se lleva al pie de la letra. Sin embargo, este régimen no es más eficaz que una dieta con restricción de calorías diarias.

“Sabemos esto porque no hubo beneficios adicionales (en estudios previos) de pérdida de peso o beneficios cardiovasculares por ayunar dos días a la semana sobre una dieta normal de restricción de calorías”, señaló Peterson, agregando que se debe tener en cuenta lo difícil que es mantener esta dieta al pie de la letra.

Sin embargo, Krista Varady, profesora de nutrición de la Universidad de Illinois, señaló al medio estadounidense que “algunas personas realmente luchan con tener que monitorear su ingesta de comida y constantemente anotarlas en aplicaciones, por lo que si esta dieta no te funciona quizás probar con días alternados de ayuno podría ser un poco más fácil”. “No hay nada mágico aquí. Estamos engañando a la gente para que coma menos alimentos, de diferentes maneras”, añadió.

Beneficios más allá del ayuno
En el artículo se señala que debido a que el metabolismo de las personas ha evolucionado para digerir alimentos durante el día y descansar en la noche, cambiar el horario de las comidas para más temprano podría ser beneficioso.

Para la académica Peterson, el ayuno completo sin calorías generalmente resulta demasiado difícil de mantener. “La gente se queda con esta dieta tal vez a corto plazo, pero les da mucha hambre a largo plazo”, sostiene.

Pero la alimentación con horario restringido -no comer en la noche hasta la mañana siguiente- es quizás la manera más fácil de cumplir con el ayuno, ya que un período de no ingesta más largo de lo normal cada noche permite quemar partes de las reservas de glucosa, llamadas glucógeno. Eso le da la cuerpo más tiempo para quemar grasas y deshacerse de cantidades extras de sal, reduciendo la presión arterial, señaló Peterson.

Tiempo para ayunar
Actualmente no existe un estudio que determine exactamente cuánto tiempo se debe ayunar, a pesar de que varios investigadores trabajan para encontrarlo. La cantidad mínima de tiempo para que un ayuno sea eficaz no ha sido demostrada, pero la noción que más predomina es que está entre las 12 y 18 horas. Sin embargo, puede tomar varios días o semanas para que con el ayuno regular el cuerpo comience a quemar grasas en busca de energía.

Un consejo que entregó la nutricionista Brooke Alpert, es mover la última comida a alrededor de las 19 horas, ya que los organismos procesan mejor ciertas cosas en distintos horarios.

Fuente: El Mercurio / Chile / GDA