¿Sabés qué es la kombucha? La bebida milenaria gana terreno

Nació en China hace más de 2.000 años, pero en el último tiempo ganó popularidad entre quienes buscan mejorar y reforzar su salud. Se trata de la kombucha, un alimento fermentado parecido al yogurt, al queso, al kéfir, al kimchi y al chucrut.

La kombucha se obtiene al combinar azúcar, té negro, té verde y Scoby (Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast, Colonia Simbiótica de Bacterias y Levaduras). Se dice que mejora la digestión y la diabetes; que fortalece el sistema inmunológico, que reduce la presión arterial y que desintoxica. También que ayuda al reumatismo, la gota, las hemorroides, el nerviosismo, la función hepática e, incluso, que combate el cáncer.

Publicidad

La kombucha se promociona como una bebida probiótica, es decir, que alimenta las bacterias “buenas” en el intestino y equilibra las “malas. Sin embargo, muchos cuestionan sus reales beneficios. Según un artículo publicado por The New York Times, al contener té puede afirmarse que la kombucha podría ser rica en polifenoles o antioxidantes, y tendría propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas. Pero, sus supuestas propiedades probióticas no están del todo confirmadas. “No sabemos si hace algo”, señaló al medio estadounidense Franck Carbonero, científico de microbiomas de la Universidad Estatal de Washington.

Otro aspecto a considerar es que la kombucha contiene algo de etanol, a pesar de que se comercializa como bebida no alcohólica. Sin embargo, si pasa mucho tiempo en una estantería, su nivel de alcohol puede aumentar, por lo que al consumirla puede generar cierta sensación de borrachera.

Walton Summer, investigador del Instituto Ronin y coautor de la revisión de la literatura disponible, señaló a The New York Times que si bien la kombucha es un producto seguro, debe consumirse con moderación. Asimismo, está contraindicado para personas con enfermedad renal o pulmonar, que están en riesgo de acidosis, una condición en la que hay demasiado ácido en la sangre.

También hay que poner atención a su contenido de azúcar. Consultado respecto a si la kombucha no es lo que promete ser, David Ludwig, profesor de nutrición y pediatría en la Universidad de Harvard recomendó a quienes la beben que si no les gusta su sabor, simplemente la dejen. En tanto, Emeran Mayer, autor de “The Mind-Gut Connection”, aconsejó a quienes quieran integrar una variedad de microorganismos a su dieta, que lo hagan de forma natural a través de alimentos fermentados como el chucrut, el kimchi, productos lácteos cultivados y también kombucha, pero esta última solo de vez en cuando.

(El Mercurio, Chile, GDA)

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Trabajar en equipo, la clave para bajar de peso en pareja

Entre cinco y ocho kilos se suelen ganar durante el primer año...
Leer más