¿Te sumás a la campaña “Veganuary”? Cuidado con la vitamina B12

“Veganuary” se denomina la campaña creada en el Reino Unido, cuyo objetivo es que las personas tengan una dieta libre de productos de origen animal -es decir, sean veganas- durante el mes de enero. La iniciativa nació hace cinco años y en esta oportunidad está encabezada por el actor Joaquin Phoenix (“Joker”).

Las personas se pueden inscribir en www.veganuary.es y recibirán información con un plan alimenticio, y un libro digital con testimonios y datos de celebridades. Y luego, durante enero, todos los días se les envía información con artículos, videos, etc. La idea es que quienes prueben el veganismo durante enero, continúen con ese régimen alimenticio en adelante.

Publicidad

Y si bien los expertos en nutrición confirman que quienes se cambian a una dieta vegana -ya sea solo por enero o para siempre- podrían cosechar beneficios para la salud, como pérdida de peso y baja en el nivel de colesterol, también llaman la atención respecto a la importancia de que tomen suplementos de vitamina B12.

Esta se encuentra en la carne roja, el hígado, la leche, el pescado y los huevos -todos productos que el veganismo no contempla-, y su falta puede conducir a una afección conocida como neuropatía, que causa entumecimiento nervioso.

Un estudio de Tom Saunders, profesor de nutrición y dietética en el King’s College de Londres, sobre personas con dietas veganas, reveló que aproximadamente el 20% de ellos eran “gravemente deficientes” en vitamina B12.

Los científicos, que presentaron sus hallazgos en una reunión informativa en Londres, también dijeron que, en comparación con una dieta para los carnívoros, los que comen vegetales se benefician de niveles relativamente bajos de grasas saturadas y altos niveles de fibra dietética. La evidencia muestra que los veganos tienden a ser más delgados que sus compañeros que comen carne, dijeron los investigadores, y suelen tener un menor riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.

Sin embargo, advirtieron de una gama en rápido crecimiento de nuevos alimentos a base de plantas disponibles en los supermercados, que “se parecen a los alimentos de origen animal, pero que en realidad no están diseñados para ser nutricionalmente equivalentes o mejores”. El queso vegano, por ejemplo, puede ser rico en grasas, sal y calorías, pero muy bajo en proteínas, señalaron.

“Si esos alimentos tienen un alto contenido de grasas saturadas, sal y azúcar, es de esperar que sean perjudiciales para la salud”, explicó Tim Key, profesor de epidemiología en la Universidad de Oxford de Gran Bretaña y vegano. “Pero si están diseñados con sensatez y no tienen altos niveles de esas cosas, se esperaría que fueran buenos para la salud”.

Fuente: El Mercurio / Chile / GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer