¿Tus dolores menstruales se convirtieron en un problema?

por Andrea Bouchot

Un artículo publicado en 2016 comparaba el dolor de los cólicos menstruales con el de un infarto. Muchas mujeres estuvieron de acuerdo con la comparación… y eso fue alarmante. ¿Es en serio? ¿Acaso la mitad de la población sufre con ese tipo de dolor cada mes? Y, lo más importante: ¿acaso es normal sentir TAL dolor?, o ¿podría ser señal de algo más serio?

Publicidad

A la mayoría nos dicen que es normal sentir incomodidad y dolor durante nuestro período, pero NADIE nos dice cuánto dolor es normal. Aquellas mujeres con condiciones como endometriosis y fibromas tienen dolor pélvico severo y la mayoría de las personas, incluyendo médicos, creen que es totalmente normal. Pero no lo es y es importante identificar los niveles de dolor, en lugar de normalizarlos.

Existen dos tipos de dolores menstrual: dismenorrea primaria (cólicos menstruales normales) y dismenorrea secundaria, que está ligada con una condición de salud. Muchas mujeres tienen dismenorrea secundaria pero creen que sufren dismenorrea primaria por culpa de muchos factores: falta de información, diagnóstico erróneo, malos doctores, etcétera.

Un analgésico no es suficiente
NADIE debería vivir con dolor. Punto. Y si experimentás dolor, lo primero que harás será buscar un analgésico como ibuprofeno. Si no te funciona, es claro que algo anda mal.

Interfiere con tu vida diaria
Los cólicos normales no deberían dificultar tus actividades diarias como ir a la escuela o al trabajo. Si en tu caso el dolor es insoportable, consúltalo con un profesional. No importa si es señal de algo más grave o no; te merecés el alivio.

No desparece después del sangrado
El dolor severo que no desaparece después de tu menstruación se identifica como dolor menstrual anormal. Puede ser indicador de un problema mayor y NO debería catalogarse como algo normal.

Tenés otros síntomas
Los síntomas pueden variar, pero si tenés otros problemas de salud es posible que estén relacionados. Por ejemplo, las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienen períodos irregulares y tumores en los ovarios, pero también experimentan dolor menstrual severo.

No podés tolerarlo
Leé con cuidado: No es que tengas una baja tolerancia al dolor. Al final del día, sin importar qué tan grave sea el dolor, tenés que aprender a NO aceptarlo. La diferencia entre dolor e incomodidad es que el dolor es algo que NO puedes tolerar.

No importa de dónde salgan esos cólicos, SON prevenibles. Podés usar un almohadón caliente, agua caliente, un baño de burbujas, ejercicio, sexo o antinflamatorios para sentir un poco de alivio. A largo plazo, las pastillas anticonceptivas y otros métodos hormonales también son una buena opción, pero lo ideal es que lo consultes con un médico primero.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer México