Tus sueños están dejando un mensaje sobre tu salud

Dependiendo de qué tan bien dormiste, es más probable que tengas ciertos tipos de sueños. Si tuviste uno vívido y despertaste recordando cada detalle, o si te sentaste en la cama sudando después de una pesadilla, todo puede ayudarte a conocer la calidad de tu descanso. Y posiblemente otros trastornos y problemas subyacentes.

Aunque no todos los sueños son iguales, sí comparten características similares. Estos son una colección de pensamientos involuntarios, imágenes visuales y respuestas emocionales que ocurren mientras dormís. Y esto sucede de 3 a 5 veces cada noche durante el sueño REM.

Publicidad

Dependiendo de cosas como tu salud física y mental, e incluso qué tan profundamente estés durmiendo, es posible que tengas ciertos tipos de sueños. Y saber qué características buscar podría ayudarte a saber más de ti y tu salud.

  • No soñás nada. Aunque puede ser difícil recordar los sueños, si sentís que rara vez lo hacés, podría ser señal de un trastorno que causa sueño inquieto, conocido como apnea del sueño. Esta enfermedad tiende a empeorar durante el sueño REM, etapa que se ve muy interrumpida por frecuentes despertares y evita que sueñes. Si tu falta de sueños viene acompañada con otros signos como ronquidos fuertes y despertar cansada, lo ideal será visitar un experto.
  • Al dormir, instantáneamente tenés sueños. Podría ser señal de un trastorno llamado narcolepsia. Las personas con este desorden caen directamente en el sueño REM, y pueden pasar mucho tiempo experimentando sueños vívidos.
  • Tenés sueños extremadamente vívidos. Estos son comunes entre personas creativas o que meditan justo antes de acostarse. También pueden ocurrir si tenés fiebre ya que la temperatura corporal elevada puede hacer que los neurotransmisores en el cerebro transmitan información a un ritmo más rápido, causando sueños vívidos e incluso alucinaciones.
  • Sueños lúcidos.¿Alguna vez has estado dormida y soñando, pero en control de tus pensamientos? Esto se conoce como sueño lúcido, y puede ser señal de que estás bajo mucho estrés y, por lo tanto, probablemente no dormís bien. En este tipo de sueños, la conciencia y el sueño se sobreponen, creando una sensación de conciencia. Parece que ocurren durante las transiciones de una etapa del sueño a otra, o desde el sueño REM al despertar. Se asocian con altos niveles de actividad en el cerebro, resultado de mucho estrés o ansiedad.
  • Muchas pesadillas. Es posible que no estés durmiendo bien porque estos sueños provocan despertares repentinos. El 80% de las personas con trastornos por estrés postraumático experimentan pesadillas, y pueden ser un indicador de algún trauma psicológico. La ansiedad y la depresión son 2 causas comunes de las pesadillas, que también pueden ser un signo temprano de trastornos del estado de ánimo como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.
  • Sueños recurrentes. Estos han sido asociados con problemas o traumas emocionales sin resolverlo. Y, desafortunadamente, esto puede afectar la calidad de tu sueño. Los sueños recurrentes no siempre son señal de una pobre calidad de sueño, pero sí pueden ser el resultado de un problema emocional o un trauma que provoca un despertar repentino o estrés.

Por: Andy Bouchot
Podés leer esta nota en Eme de Mujer México

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Tirar el agua en la que herviste la pasta es un grave error

Los cocineros afirman que es "oro líquido"
Leer más