¿Cómo y a quién manipulan los niños? Detectá un hijo manipulador

Por Fanny Berger*

Ningún niño nace manipulador, manipulador se hace en el hogar. Los padres tienen que saber que los pequeños manipulan y cuando los adultos se dejan manipular, ellos adoptarán la manipulación como una forma de obtener resultados o evitar realizar ciertas tareas que no quieren llevar a cabo .

Publicidad

Todo niño manipulador no pide lo que quiere en forma directa ni clara. A veces lo realiza conscientemente y otras veces en forma inconsciente. La salida es enseñar e incentivar a que los pequeños se expresan directamente y sin vueltas. Los niños tienen que conectarse con sus sentimientos, deseos, para posteriormente ponerlos en palabras sin rodeos.

Brindaré un ejemplo. Un hijo tiene que levantar la mesa pues es una tarea previamente asignada, no quiere hacerlo y comienza a quejarse de cansancio y de dolores. Es importante detectar el deseo de tu hijo y ponerlo en palabras claras. La mamá puede responder: “No querés levantar hoy la mesa como habíamos quedado. Podes cambiar para otro día o animarlo para que cumpla con su obligación, pero le tiene que quedar claro que su pedido no fue formulado en forma directa.

Existen distintas clases de niños y jóvenes manipuladores
– El niño o joven manipulador irresponsable, experto para que sus padres o hermanos se hagan cargo de sus propias cosas.
– El hijo adolescente que se duerme y le dice a la madre que llega tarde a clase por su culpa porque no lo despertó y se justifica diciendo que no puso su despertador porque ella estaba en la casa.
– El manipulador generoso que da solo con el fin de recibir.
– El manipulador débil o desvalido, aquel que hace sentir sus padres que todo le sale mal, que no tiene fuerzas. Todo para que lo ayuden, en lugar de pedir ayuda directamente. Es el que dice: “¡Qué mala suerte que tengo! En cambio a mi hermano todo te sale bien”.
– El manipulador enfermo, que es consciente de los beneficios de su enfermedad. Puede decir que se siente mal y que necesita ayuda, pero en lugar de pedirlo directamente evita hacerse cargo de lo que le corresponde a él.

Desde chicos los padres pueden ser claros y empáticos con sus hijos. Si el niño está enojado decirle “estás con rabia”.

Recuerdo un niño que tenía miedo de enfrentar las situaciones de pruebas en la escuela y siempre se sentía mal el día previo, llegando ausentarse durante esas jornadas. La mejor forma de ayudarlo es comunicarle: “Cada vez que tenés una prueba, te ponés ansioso y te sentís mal” .
Muchas veces el niño sabe muy bien a qué padre puede manipular y saca ventajas en ausencia del otro progenitor que no se deja manipular. Los chicos son muy perspicaces para identificar los puntos vulnerables de sus progenitores.

El padre/la madre manipulada/o
Es una persona indecisa, influenciable, con temor a equivocarse y por eso duda con respecto a su hijo. A veces son autoexigentes, perfeccionistas, complacientes y tienen una marcada tendencia a la culpabilizarse.
A todo hijo manipulador le corresponde un padre manipulable que entra en el juego, pero de esa forma acostumbra a su hijo a no ser directo.

Recuerden que la manipulación de los niños es una herramienta poderosa para conseguir lo que ellos quieren.

Las preguntas conductoras: ¿para qué te dejas manipular mamá o papá? ¿Qué hijo te manipula? ¿Cómo lo hace?

 

fanny berger ok

*Fanny Berger, psicóloga gestáltica. Podés contactarla en su web o página de facebook

Escrito por
Más de Eme de Mujer