Vacaciones a la vista: la necesidad del tiempo de ocio

Por Fanny Berger*

Se acercan las vacaciones y la familia tiene que reorganizar su rutina. Madres que trabajan, abuelos ocupados y niños con la agenda sin llenar. El punto es cómo lograr que los niños disfruten de las vacaciones.

Publicidad

Existen muchos adultos dependientes emocionales que no pueden vivir y disfrutar sin él o ella, sin compañía, sin consumir. La infancia es una oportunidad para saber estar solo y disfrutar sin depender de nadie ni de nada. Acostumbren a los niños a estar solos para ocuparse de ellos mismos. Si bien es necesario saber compartir con amigos para socializarse, el primer paso es pasarla bien con uno mismo para luego disfrutar de la compañía del otro.

Durante el año lectivo, la rutina deja poco tiempo para el ocio. Las actividades en las vacaciones deberían ser una oportunidad para aprender y divertirse. Es un periodo donde tus hijos pueden elegir qué hacer, pueden ejercer su libertad. Es tiempo de juegos, deportes, manualidades, arte, lectura, y un gran etcétera.

Pueden ofrecerles distintas opciones para las vacaciones, pero no es bueno agobiarlos con muchas actividades; es bueno que ellos decidan entre algunas posibilidades presentadas por los adultos. No es necesario ir al shopping y comprar, esa no es una acción productiva.

Las vacaciones no son sinónimo de consumismo. Es un periodo para realizar actividades que implican placer y distensión. Tu tarea es ofrecerles posibilidades y que ellos elijan según sus gustos, para disfrutar solos o en ciertas situaciones acompañados.

Esto no implica divertir a los hijos o auspiciarles entretenimientos. Si los hijos se aburren es una elección de ellos. Los padres según su situación pueden mostrar opciones para las vacaciones que no implica llenar la agenda, solo hay que brindar posibilidades para desarrollar el ingenio sin presiones ni calificaciones. Además pueden compartir y disfrutar juntos. Tangan presente que hace años existían menos entretenimientos y menos niños aburridos. A veces la falta de algún elemento es una posibilidad de inventar, sustituir o crear algo nuevo.

¡Felices vacaciones!

fanny berger ok

*Fanny Berger, psicóloga gestáltica. Podés contactarla en su web o página de facebook

Escrito por
Más de Equipo Eme