¿De qué colores hay que decorar el arbolito de Navidad?

Los colores para el árbol de navidad cambian cada año. Y esto dependerá del estilo de cada persona, el humor y lo que deseen atraer para la fecha venidera. Por eso, hoy les contaremos el significado de cada uno de los tonos navideños.

Decorar la casa es una de las actividades típicas de diciembre, que -casi siempre- se hace en familia. Y lo cierto es que la decoración de esta época dice mucho sobre la cultura y tradiciones de tu hogar. Por eso, debes tener presente qué representa cada adorno que colocás, ya sea en tu living o en los baños.

Publicidad

Bronce: dinero y prosperidad
El color dorado se asocia con las riquezas de la época de antaño. Es por eso que muchas personas -para atraer esa fortuna- utilizan este color para decorar su casa. Ya sea que esté en el árbol, la guirnalda o solamente en los manteles de la mesa, el bronce tiene la capacidad de captar esas energías. Es un color que debe ser utilizado con cautela, ya que tiene que ser mezclado con otros como blanco o rojo para generar un balance en lo que se desea para el próximo año.

Opulento y con destellos sutiles, este tono es ideal para avivar coronas, guirnaldas y el pino, ya sea con bambalinas, cintas o pines. Ahora bien, para resaltar el acabado metalizado es mejor optar por diferentes tonalidades. Es decir, por un efecto recargado. Para balancear, limitá los sitios donde decores.

Tripleta de colores: para atraer diferentes bendiciones en el año
La elección de los colores para el árbol de navidad es importante para armonizar la casa en esta fecha. Y una alternativa diferente y acorde a las más atrevidas es implementar tres colores en la decoración. El trío conformado por el morado, el rojo/magenta y el verde jade renovarán por completo la apariencia de tu hogar. La clave está en cómo lo traslades a tus espacios.

– El morado simboliza prosperidad.
– El color verde significa abundancia.
– El rojo nuevos comienzos a nivel de relaciones personales.

Los expertos en diseño interior recomiendan hacer centros de mesa, con algunas velas, y adornos en cascada para las puertas. Siempre tratando de llevar un orden a nivel cromático. Y que, además, los colores colocados vayan acorde con las tonalidades del árbol de navidad.

Gama de rosados: para la paz en el hogar
El rosado es una variación del rojo, por eso las tradiciones han sido complacientes y han permitido que se mantenga. Sin embargo, este debe ser combinado con plateado para atraer diferentes energías. La plata es un elemento de poder, que se utilizaba en la antigua Roma para darle valor a las cosas. A pesar de que el oro siempre irá por encima, la plata representa vitalidad y felicidad. También podés usar estos colores en otras decoraciones dentro del hogar.

Pergamino: el marrón para la calma
El marrón simboliza la calma de los más adultos y la nobleza del que menos tiene. Los pueblos antiguos de Irlanda del norte traen este significado y desde entonces este color se utiliza en diferentes decoraciones navideñas.

El pergamino puede usarse como intermedio entre el blanco y el beige muy vintage y súper elegante. Combina de forma natural con el dorado y plateado y puede usarse en colgantes, en la lencería para vestir la mesa, candelabros y hasta en la cinta de los regalos.

Morado: el color del Adviento y la paciencia
Para finalizar nuestra lista de colores para el árbol de navidad, les sugerimos el morado. Es uno de los favoritos por los estadounidenses y se asocia con la calma, la prudencia y el majestuosidad. A pesar de que no es un clásico como el  “verde y rojo”, el morado es excelente para traer calma al hogar, y además, puede combinarse con cualquiera de los mencionados. Sumá un poco de morado a tu casa si querés que la calma sea tu aliada el año que viene.

Nuestro último consejo es que trates de mantener -en todo momento- la simetría en los adornos. Así como una paleta de colores que vaya acorde con tus paredes y muebles.

 

Podés leer esta nota en Eme de Mujer USA