Decorá con el estilo Industrial, urbano y chic

Corría la década de 1920 y en las grandes capitales de Estados Unidos se dio inicio a la reconversión de edificios antiguos, fábricas y almacenes en desuso en nuevos complejos residenciales y de oficinas. Así nace el estilo Industrial, el cual gana popularidad en los años 50 cuando artistas y arquitectos comienzan a seguir esta tendencia, aún vigente. A continuación, un poco más sobre el mundo industrial.

Uno de los principios esenciales de este estilo decorativo es mantener las estructuras originales y el valor histórico y arquitectónico de las construcciones; por eso se tienen a simple vista –y de ser posible con los mismos acabados– techos, paredes de ladrillos, vigas, columnas, tuberías y sistemas eléctricos.

Publicidad

Los ventanales amplios y los techos de doble altura también son representativos de esta estética. La luz natural es importante en cualquier espacio, más aún en un entorno urbano, por lo que las cortinas y persianas se limitan al máximo, tal como en los modernos lofts.

El brillo y las texturas de los metales es otra característica importante. Acero inoxidable, hierro, aluminio y latón se combinan con materiales más rudos como el cemento –crudo o pulido– y algunos tipos de madera. Se busca mobiliario y acentos decorativos de líneas simples, rectas o curvas, y multifuncionales para no recargar los espacios.

Los tonos “fríos”, como el blanco, los grises, azules y el negro, son la paleta básica. Sin embargo, actualmente se adicionan matices cálidos que van desde rojos, como el marsala, hasta amarillos en cojines, alfombras, obras de arte, lámparas o en las sillas del área del comedor o lounge. Así se adaptan los gustos personales a la vez que se sigue el concepto general.

El estilo Industrial puede parecer algo impersonal y simple, pero la realidad es que ha estado en auge desde hace años, renovándose con las opciones disponibles en el mercado y por su versatilidad, ya que es una estética que se ajusta tanto a apartamentos tipo estudio como a galpones de varios pisos.

Si querés darle un estilo industrial a tu hogar:

• Estudiá la arquitectura y aprovechá cualquier estructura predominante que puedas resaltar.
• Utilizá el blanco o tonos neutros en las paredes para darle amplitud a las habitaciones.
• Restaurá alguna pared de ladrillo, piso de cemento, marcos de ventanas o muebles.
• Mezclá diferentes metales y sumá accesorios como fotografías en blanco y negro para decorar, relojes de pared, estanterías estrechas y altas, stools de base cromada y alguna pieza focal, como butacas sofás o tapizados en cuero.
• ¡No descartes los elementos vintage! Los percheros, escaparates y hasta los electrodomésticos le darán un efecto chic muy neoyorkino a tu casa.

Mirá algunos ejemplos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.