El brunch gana terreno y se impone como opción

Así como en su momento se puso de moda el término “afteroffice”, hoy aterriza en Uruguay una nueva tendencia gastronómica que causa furor en Nueva York, Londres, y Buenos Aires: el “brunch”.

El Brunch, es una costumbre anglosajona que consiste en la fusión del desayuno (breakfast) y el almuerzo (lunch) y siguiendo el refrán “desayuna como un Rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”, esta combinación unifica las dos mejores ingestas del día.

Publicidad

Esta propuesta, ideal para para los fines de semana en los que generalmente uno se despierta más tarde, se ha ganado la simpatía de extranjeros y turistas, y principalmente del público. Desde parejas jóvenes que quieren disfrutar de una experiencia gastronómica descontracturada hasta familias que eligen reunirse más temprano para acompañar los horarios de los más pequeños.

En un principio, esta típica tradición anglosajona se internacionalizó a través de hoteles boutique y restaurantes del segmento alto como un servicio premium que se ofrecía a sus clientes extranjeros. Poco a poco esta propuesta llega a los restaurantes Montevideanos donde encuentra muy buena aceptación por parte de los clientes, quienes por lo general no tienen una cultura de “desayuno”, y mucho menos están acostumbrados a prepararlo como un banquete.

Son muchas las estrategias que utilizan los restaurantes y hoteles para que el brunch sea realmente una experiencia gastronómica placentera y tenga además un valor agregado. Entre los recursos más utilizados se destaca la oferta de diarios, revistas y tablets para leer las primeras noticias del día, así como libros de diseño, gastronomía, fotografía y escenarios típicos de cada país.

La música y la decoración también juegan un rol preponderante cuando la consigna es generar un clima diferente que estimule los sentidos sin dejar de ser un espacio de relajación y disfrute. En este sentido, muchos hoteles y restaurantes eligen lugares exclusivos para el brunch, como terrazas al aire libre, o espacios con sillones y mesas bajas. La presencia de un DJ o música instrumental en vivo hacen parte de la magia, y así como las velas toman protagonismo en la decoración a la noche, las flores lo hacen en el brunch.

El menú que combina lo mejor de las dos comidas, incluye desde huevos “benedict”, omelette de salmón o jamón crudo, café, tostadas, frutas frescas, cereales, sopas, postres, champagne y tragos como “Bloody Mary” o “Mimosa”, ambos conocidos por ser un gran “antídoto” contra la resaca de la noche anterior.

En nuestra capital, ya son varios los vanguardistas que incorporan en su carta esta nueva tendencia. Entre ellos se destaca “Heming Way” que combina el brunch con la mejor vista del Río de la Plata, El “62Bar” con una propuesta de brunch gourmet al mejor estilo neoyorquino, y el sofisticado “Novecento” ubicado en la terraza de Kibon Avanza.

Para los que saben fusionar gastronomía con esparcimiento, el “buen comer” con “el buen vivir”, y se divierten con las propuestas originales y diferentes, el brunch es la opción perfecta.

 

por Cecilia Auliso, directora de Big Mami Blog. Podés leer otros de sus artículos haciendo click acá.

Más de Cecilia Auliso

¿Por qué no reaccionar en vez de parar?

Medidas alternativas al paro de transporte
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.