La familia y la desnudez. Hasta cuándo bañarse con los hijos

La desnudez es un tema cultural que cada familia resuelve a su manera. Bien sabemos que en los primeros meses de vida el contacto corporal es fundamental, pero a medida que el tiempo pasa, las fronteras entre los cuerpos comienzan a aparecer hasta que quedan establecidas para siempre.

Como padres queremos que nuestros hijos sean niños desenvueltos, libres, contentos con su cuerpo y orgullosos de cómo son. Desde que Fabio era un bebé y hasta que tenía 4 años a menudo nos bañábamos juntos; entre una cosa y otra no sucedió más. A medida que el tiempo transcurrió y mi hijo creció, el horario del baño cambió y mi privacidad poco a poco fue regresando. Siento que la desnudez está vinculada con la sexualidad, la cual debe ser parte de la comunicación con nuestros hijos desde siempre, sin tabúes, pero siempre debe tratarse con respeto, naturalidad, respondiéndoles sus interrogantes con claridad y con la verdad.

Publicidad

Quizás muchos padres se preguntarán ¿Cuándo comienza a ser confuso para los niños ver a sus padres desnudos? ¿Hasta que edad podemos bañarnos con nuestros hijos?¿Pudor? ¿Sexualidad? Son muchas las cuestiones que entran en juego.

Es importante resaltar que cada cultura tiene sus propias costumbres. La familia y la desnudez es un tema cultural que cada grupo familiar resuelve a su manera. En nuestro medio, es normal que las madres no nos mostremos desnudas. Por lo que es bueno conocer las etapas que los niños están viviendo: no es lo mismo un bebé que un niño de 7 años.

Bien sabemos que en los primeros meses de vida el contacto corporal es fundamental, pero a medida que el tiempo pasa, las fronteras entre los cuerpos comienzan a aparecer hasta que quedan establecidas para siempre. Tomar esa distancia es parte de crecer.

Es importante mostrar el límite de lo que es el cuerpo de uno y el cuerpo del otro, es una manera de respeto mutuo. Por eso, hay que ser precavidos a la hora de fijar las pautas de convivencia en relación a la desnudez de los cuerpos. Debemos ayudar a nuestros hijos a que incorporen las normas y pautas de nuestra cultura; qué es lo que se mantiene en privado y qué es público.

Papiblogger es de los que opina que los niños chiquitos pueden bañarse con sus padres hasta cierta edad. El considera que es muy natural que las madres se puedan bañar con sus hijas hasta que las niñas tengan la edad de 8 ó 9 años. Para los padres con sus hijos estima que hasta los tres años, aproximadamente, ya que piensa que es a esa edad cuando los niños comienzan a desarrollar muchas interrogantes.

En general, los pediatras recomiendan que los padres debemos de dejar de bañarnos con los niños cuando ellos ya tengan cuatro o cinco años, cuando los niños comienzan a notar y examinar sus partes del cuerpo.

El doctor Elias Milgram, pediatra, comparte su valioso punto de vista como profesional: “No pienso que haya una sola respuesta. Tiene mucho que ver con la sociedad donde se nace, crece y vive, lo que uno ve en las casas de sus padres, las costumbres y tradiciones de la cultura a la que uno pertenece. En países como Francia, Suiza, Holanda, donde la desnudez es ampliamente aceptada, esta pregunta no tendría mayor interés o importancia. En los Estados Unidos la desnudez es mucho menos aceptable.”

El doctor Milgram afirma que nos podemos seguir bañando con nuestros hijos en edades comprendidas entre 3, 4 ó 5 años, pero es muy variable en cada grupo familiar; las circunstancias harán variar esa edad. “La realidad es que la desnudez en la casa, si se maneja en forma correcta, respetuosa y natural, no es dañina. De hecho, los trabajos de investigación hechos al respecto sugieren que los niños que han crecido viendo a sus padres desnudos no desarrollan alteraciones emocionales, sino por el contrario, es más probable que acepten mejor sus propios cuerpos y se sientan más cómodos con su sexualidad. En resumen, cuando los padres comienzan a sentirse incómodos al estar desnudos frente a sus hijos, llegó el momento de taparse, y cuando los niños ya no se sientan cómodos con los padres desnudos frente a ellos, detectable por sus miradas, sonrisas indiscretas o preguntas-comentarios al respecto, tome las medidas necesarias, responda en forma genuina y natural y considere guardar algo más de privacidad.”

Todos hemos tenido distintas expericiencias a lo largo de las épocas. ¿Cómo ha sido tu experiencia?.

 

Fabiola Borges es una periodista venezolana que vive en Panamá. Sus intereses se orientan hacia los temas familiares y los desarrolla en su blog Mommy bitacora. @fabiborges

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.