¿Sabías que la pasta dental sirve para limpiar zapatos?

¿Qué sucede si te contamos que existen usos alternativos para la crema dental que diariamente usás? Lo más probable es que no nos creas del todo, o que tal vez conozcas los básicos. Sin embargo, es un hecho que la pasta de dientes tiene muchas más funciones que solamente mantener nuestra boca limpia y sana, y creemos que conocer un poco sobre ellas podría ser capaz de cambiar tu vida.

Ayuda a neutralizar olores fuertes
Cuando estamos manipulando ciertos ingredientes en la cocina, como por ejemplo la cebolla, el ajo o los pescados, es muy probable que sea complicado quitarnos de las manos el olor residual que nos dejan. Asimismo, la solución cortesía de la pasta de dientes es dejar una cantidad de ella en nuestras palmas, dejarla hacer su magia por unos instante y luego ¡voilá!, el olor desagradable será cosa del pasado y sin la necesidad de lavarte las manos cada dos minutos.

Publicidad

Dejará reluciente todos tus accesorios
Anda a buscar algún cepillo viejo y un poco de crema dental, porque es muy sencillo mantener tus joyas relucientes con esta simple pero muy efectiva combinación. La dupla actúa con excepcionales resultados en todas aquellas prendas de plata, pero también algunos metales son víctimas de esto. Solamente debés regar la crema en las superficies que necesites limpiar, dejarlas actuar por medio día (o una noche, dependiendo del caso), y finalmente con la ayuda de un paño húmedo retirar la mezcla.

Hasta la vista, acné
Este es uno de los usos alternativos de la crema dental más conocidos. Básicamente el dentífrico es capaz de exterminar ciertos granos, así que basta con aplicar una pequeña cantidad sobre aquel que queramos desaparecer para que esto ocurra. Claro, no será como por arte de magia porque deberemos dejarlo actuar por un par de horas, pero para quitar los granos que salieron en el peor momento, es de las mejores alternativas. Como recomendación adicional les decimos que aquellos dentífricos clásicos son los idóneos para este tipo de casos.

Nadie tiene que verte esa marca y por eso te ayudará
Supongamos que estabas pasándola bien y las cosas se acaloraron un poco, al punto en que tu cuello quedó con algunas marcas. Ok, lógicamente esa no es de las más agradables que podrían pasarte, pero en lugar de entrar en pánico, poné las manos a la obra con ayuda de una crema dental. Aplicá una porción sobre aquella “muestra de amor” que está floreciendo sobre tu piel. Déjala actuar por algún tiempo y tené calma, especialmente si notaste con tiempo que la marca está comenzando a salir, porque sus componentes permitirán que la sangre fluya normalmente por la zona y si esto sucede tienes más chance de poder reducir el resultado final.

Las picaduras de insectos también pueden ser cosa del pasado
Los mosquitos tienen la capacidad de llegar a zonas de nuestro cuerpo que no sabíamos que existían y de picarnos en otras cuando menos lo notamos. Sin embargo, hay que sincerarnos y admitir que muy difícilmente iremos por la vida usando cremas y repelentes, así que como solución para tratar todas aquellas picaduras tenemos a la crema dental. Usar dentífrico en estos casos te ayudará a bajar la posible hinchazón y también a calmar la picazón que puedas sentir, y solamente necesitas aplicar una pequeña porción que, cuanto más dejes actuando sobre tu piel, muchos mejores resultados te dará.

Limpiador de zapatos
No hay nada más bonito para un “outfit” que tener un par de zapatos totalmente relucientes, y con la ayuda de la crema dental esto puede ser posible. De nuevo, con ayuda de algún cepillo viejo, paño o trapo, podés untar cada zapato y verás cómo en segundos pasarás de tener un calzado con manchas a uno casi de estrenar. Esta recomendación funciona de manera envidiable con los championes o zapatos de goma.

Tu celular y el teclado de tu computadora pueden estar como nuevos
Uno de los extraños pero reales usos alternativos de la crema dental es tener la capacidad de limpiar tu teléfono celular y el teclado de sus artefactos tecnológicos. Para el caso de los teclados convencionales, consigue un paño de tela suave y humedécelo con algo de agua y pasta dental, pásalo encima de las teclas de forma muy cuidadosa y cuando estas estén por secarse completamente, retira todo excedente de la mezcla anterior con otro paño húmedo. En cuanto al teléfono, limpia la pantalla con una pequeña porción y verás cómo esos pequeños rasguños de pronto ya no están.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela