Siete cosas a tener en cuenta con las mascotas de pelaje largo

Tener una mascota con pelaje largo implica un gran trabajo. La higiene y la estética son muy importantes tanto para la salud de tu animal como para la tuya.

Una mascota con pelaje largo debe ser tratada con mayor atención y responsabilidad para así mantenerla cuidada, evitar las pulgas, los nudos, la irritación e incluso los hongos.

Publicidad

¿Qué tener en cuenta si tenés una mascota con pelaje largo? Tomá nota:

Baños regulares
Se recomienda usar manoplas de goma para poder eliminar toda la suciedad. Podés hacer una especie de masaje circular y así remover el pelo que ya no sirve. Debés utilizar shampoo especial para ellos y aprobado por el veterinario, nunca productos de aseo personal humano porque los químicos pueden afectarlo. A la hora de secarlo, lo recomendable es que lo enrolles en la toalla y no que lo estrujes.

Cepillado
Lo ideal es que lo cepilles una vez al día para eliminar las irritaciones y mantener la higiene. Para ello, debés usar un cepillo especial acorde al tamaño de tu mascota y su pelaje. Por ejemplo, si es un perro de tamaño grande, lo recomendable es un cepillo con púas largas y rígidas; en el caso de los nudos, lo mejor es un peine con púas anchas.

 

Alimentación
Es muy importante que cuides lo que come; darle mucha comida no siempre se traduce en que esté bien alimentado. Tené en cuenta que mientras mejor se alimente, mejor será su pelaje. Entre los alimentos recomendables para cuidar el pelaje de tu mascota están el salmón o el atún. El aceite de las sardinas enlatadas, que no sea picante ni aderezado, es de gran ayuda, ya que contiene omega 3 y 6. Podés agregarle a la comida de tu mascota una cucharadita.

Peluquería
Lo ideal sería que le cortes el pelo dos o tres veces al año para mejorar la salud de su piel. Si le aparecen muchos nudos, lo mejor es que también los afeites y lo sigas cepillando con frecuencia.

 

Accesorios y espacios
Si tiene una camita para dormir, recordá que hay que limpiarla con frecuencia para deshacerte de los malos olores, del pelaje suelto y todo aquello que pueda causar alergias tanto a ellos como a las personas que viven en la casa.

Frecuencia del baño
No podemos bañar a nuestras mascotas todos los días; lo recomendable es hacerlo 2 o 3 veces al mes. Si los bañas muy seguido podés ocasionar irritación, resequedad en la piel o que su cabello se caiga. Incluso puede causarle hongos y bacterias.

Vitaminas
Es importante que tu mascota consuma vitaminas y minerales, más allá de mantener una dieta saludable. Consultá al veterinario al respecto.

Podés leer esta nota en Eme de Mujer Venezuela