Utensilios de cocina libres de bacterias, un paso a paso

Manipular los alimentos de la manera más higiénica posible es uno de los secretos para estar saludable. Por eso, además de desinfectar las tablas de cortar y cambiar los pañitos de cocina, es importante esterilizar cubiertos y utensilios.

Para erradicar gérmenes y otras bacterias de estos utensilios, es recomendable emplear calor y vapor de agua. A continuación, consejos muy sencillos para los implementos que usás con más frecuencia.

Publicidad

Recipientes
Destiná un par de bandejas o algún recipiente en tu cocina específicamente para la limpieza de todos los utensilios. Tené en cuenta que sea suficientemente hondo y de un material resistente. El vidrio y las aleaciones de metal son las mejores opciones.

A fuego alto
El siguiente paso para esterilizar cubiertos es hervirlos en agua con una medida de detergente multiuso. Cuando alcance el punto de ebullición, colocá tenedores, cucharas, espátulas, pinzas y cuchillos en el recipiente. Tapá y subí la temperatura.

Tiempo
El tiempo dependerá si son de plástico o acero inoxidable; tienen mangos de madera o resina. Lo estándar son 5 minutos como mínimo y 20 como máximo. Cuidá la cantidad de objetos que hervís, es útil ponerlos en varias tandas.

Secado
Luego, retirá la tapa (el vapor cumplió la función de desinfectar) y enfría todas las piezas. Para esto puedes drenar el agua, o disponerlos sobre un paño de algodón limpio, con cuidado para no quemarte las manos.

Al terminar, podés guardarlos en los cajores, separarlos en bolsas de plástico herméticas o envolverlos en servilletas de tela.

Fuente: GDA/El Comercio/Perú