Tu vida en orden: El proceso de descarte

Por Ana Guardado*

Todos tenemos en casa cosas que dejamos de ver, nos acostumbramos tanto a que estén que dejamos de verlas, aunque están ahí. Somos seres de memoria y recuerdos, nos aferramos a cosas que en algún momento nos hicieron sentir bien, felices… Pero puede ser que ahora esos mismos objetos no nos hagan sentir lo mismo… Aunque soltar, desechar, descartar, desprendernos no siempre es tan sencillo como quisiéramos. “Dejar ir” se dice fácil pero no es nada fácil.

Publicidad

Descartar significa dejar ir aquello que no nos deja avanzar para que nuevas cosas lleguen a nuestras vidas. Guardamos objetos que un día dejaron de servirnos, compramos nuevos y éstos se suman a los otros y así el montón sigue creciendo.

 

Las cosas están para ser usadas, en el momento que dejamos de hacerlo pasan a ser solo cosas que nos ocupan un lugar y nada más que eso. Podemos deshacernos de ellas vendiendo, regalando, donando o reciclando permitimos que sigan su ciclo de vida útil en otro lugar y con otras personas. Al igual que un día llegaron a nuestras vidas otro día también deben irse.

Es habitual escuchar lo guardo “por si acaso” … “por las dudas” … Para aquellas cosas que tenemos muchas dudas o nos cuesta dejar ir, sugiero ponerle fecha de caducidad. Guardarlas en una caja y poner una fecha, por ejemplo, 6 meses. Si al cabo de esos 6 meses esa caja nunca se abrió significa que no lo precisamos y ya podemos desprendernos de esas cosas.

 

Te dejo unos consejos para que te sea más fácil empezar el proceso de descarte:

*Tener conciencia del desapego, entender que es el momento de dejar ir, aceptar y darte cuenta de que ya no te hace falta y no te hace feliz.
*Aprender a dar y no recibir. Dar con amor y compartir es una de las mejores cosas que podés hacer en la vida.
*Vivir el presente. El apego al pasado puede ser tan fuerte que puede generar frustraciones. Lo importante es ahora, es lo que puedes cambiar para vivir mejor.
*Asumir las pérdidas, nada es para siempre.

Descartar tiene muchos beneficios, algunos directamente relacionados con el orden como mayor y mejor espacio de almacenamiento y armonía visual. Y otros beneficios ligados al bienestar porque los espacios abarrotados generan mucho estrés y angustia.

El desapego no significa tirar todo, sino liberarte de aquellas cosas que no le hacen bien a tu vida, para que la energía fluya y nuevas cosas y experiencias lleguen a tu vida.

El proceso de decidir qué se queda y qué se va tiene mucho que ver con mirar tu interior… Con decidir qué vida querés vivir.

Ordená tu casa, ordená tu vida.

Fuente de las imágenes: Pinterest

* Ana Guardado es organizadora profesional de espacios y desde hace un tiempo lleva adelante su emprendimiento Ana Gu. Podés encontrarla en Facebook o Instagram como @AnaGu.blog

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Trabajar en equipo, la clave para bajar de peso en pareja

Entre cinco y ocho kilos se suelen ganar durante el primer año...
Leer más