Cómo elegir la mochila para los más pequeños

Se acerca el inicio de las clases y es momento de comprar útiles escolares. Un clásico es cargar todo en una mochila, así que vale la pena atender algunos aspectos para que los más chicos no se lastimen la espalda. A la hora de comprar una, hay que considerar:

– Tamaño
La mochila debe tener más o menos la longitud de la espalda del niño. Más allá de esto, hay que considerar la complexión física del infante: uno delgado deberá usar una tan angosta como su espalda.

Publicidad

– Peso
La capacidad de las mochilas se miden en litros y se calcula que más o menos 1 litro es 1 kilo. El peso recomendable para un niño es aproximadamente el 10% de su peso corporal con un máximo de hasta el 15%. Si un niño pesa 30 kilos debería usar mochila que no pese más allá de tres kilos y máximo 4,5 kilos.

– Características
La mochila que se usará para cargar los útiles escolares debe contar con correas anchas y bien acolchonadas para que sea cómo el apoyo en los hombros. Cuando se cuelga en la espalda, la mochila tendrá tres puntos de apoyo: los dos hombros y la cintura, ahí se hace la fuerza del peso del contenido que se lleva. Para que ocurra esta distribución del peso, la mochila debe quedar pegada a la espalda.

– Cómo ordenarla
Los libros y cuadernolas más pesados deben quedar pegados a la espalda. En caso de que se utilicen para llevar ropa deportiva, por ejemplo, los artículos más pesados deben colocarse siempre abajo. No es recomendable cargar los bolsillos externos para no alterar los puntos de equilibrio.

– Buena postura
A fin de que la mochila no cause lesiones en la espalda o en la columna, es necesario que quien la cargue mantenga recta su espalda y no incline la cintura hacia delante (esto desequilibra la columna). Por otra parte, tampoco deberá cargarse la mochila en un solo hombro.

 

Si al comprar mochilas nuevas, te quedaron las del año pasado, te recomendamos leer esta nota y sumarte a la propuesta de Mimochi.

Escrito por
Más de Eme de Mujer