Tu vida en orden: Los contenedores (parte 1)

Por Ana Guardado*

Muchas veces cuando ordenamos nos damos cuenta de que tenemos más estantes que cajones. Y nos preguntamos ¿cómo vamos a aprovechar mejor el espacio en los cajones? o ¿cómo vamos a convertir esos estantes en cajones? La respuesta es simple: doblando al estilo fichero y guardando en contenedores.

Publicidad

¿A quién le dura una pila de remeras, buzos o jeans?  ¿A quién le dura un cajón con pila de cosas adentro, en el que solo vemos lo que está arriba? Solamente a alguien que luego de encontrar lo que busca vuelve a acomodar o dejar todo prolijo, pero está bien claro que eso no es lo habitual.

Entonces vamos a hablar de qué, cómo y dónde guardar, usando elementos que nos ayuden a crear un sistema de organización y orden: los contenedores.

Primero pensá en categorías que sean funcionales para vos, ¡sí para vos! El orden es diferente para cada persona. En esto no hay reglas, lo importante es que sea cómodo, funcional y sostenible en el tiempo.

El siguiente paso es guardar. Lo que se ve, se usa y lo que se usa con más frecuencia tiene que estar más a mano. Cada cosa debe tener su lugar y tiene que haber un lugar para cada cosa. Es muy importante plantearse cómo y dónde guardar las cosas, tanto para optimizar el espacio como el gasto en caso de necesitar invertir en alguna herramienta que nos ayude, como pueden ser los contenedores.

Hay muchos modelos, tamaños y texturas, pero antes de comprarlos hay que tener en cuenta la relación del espacio, volumen y tipo de cosas a guardar. Si bien su uso no es obligatorio, a veces se convierten en un elemento esencial para ordenar y poder mantener ese orden en el tiempo, por eso es muy importante que sean funcionales y se adecuen a nuestras necesidades.

Y ahí viene la pregunta que todos se están haciendo: ¿cuándo y para qué usarlos?

*Cuando doblamos en sistema fichero.

*Cuando el volumen es muy grande y no hay espacio suficiente.

*Cuando hacemos cambio de temporada y no tenemos posibilidad de tener todo junto y a la vista.

*Para que todos en la familia puedan colaborar para mantener el orden.

*Para que sea más fácil volver a guardar lo que usas porque ya sabes dónde va.

*Para agrupar lo que siempre dejamos por ahí.

*Facilitan mucho la limpieza (por ejemplo, en la heladera o en los armarios).

*Se pueden trasladar de un lado a otro.

Realmente los contenedores son muy útiles y creo que llegaron para quedarse. En la próxima nota te cuento como usarlos.

Ordená tu casa, ordená tu vida.

   

 

 

 

 

 

 

 

* Ana Guardado es organizadora profesional de espacios y desde hace un tiempo lleva adelante su emprendimiento Ana Gu. Podés encontrarla en Facebook o Instagram como @AnaGu.blog

 

 

Escrito por
Más de Equipo Eme

Beneficios de la dieta mediterránea en el envejecimiento

Hace una década fue declarada patrimonio inmaterial de la Humanidad
Leer más