Claves para usar championes con look de oficina

Los días en la oficina no siempre son del todo tranquilos. Reuniones, encargos y citas hacen que usualmente pasemos de un lado para otro. Los zapatos de taco se suman al estrés diario como ese par que, aunque estiliza, también nos causa ciertos problemas.

Sin embargo, los championes aparecen en escena como una de las tendencias más fuertes de la temporada. La corriente sporty chic, gana adeptas y cada vez más mujeres usan este calzado en outfits para la oficina, logrando lucir sofisticadas y cómodas a la vez.

Publicidad

Aunque el espíritu deportivo es inherente a los championes, no tiene porque ser un freno para llevarlos en un outfit más formal. Combinarlos con piezas sofisticadas como trajes, blazers y vestidos será una buena forma de llevarlos con éxito al trabajo.

Seguí estos consejos:

1. Balanceá el outfit: este par es deportivo por naturaleza y muy vinculado a lo informal. Es importante equilibrar su uso con piezas que estilicen tu look, como pantalones de sastre, blusas o blazers.

View this post on Instagram

tutti frutti🍊🍒🍌🍓🍏

A post shared by MAYA (@mayastepper) on

2. Elegí sabiamente: dejá tus championes de running para otra ocasión e invertí en un par que sea más fashionista. En esta temporada hay muchos en tendencia, como los ‘ugly sneakers’ o aquellas que tienen aplicaciones ‘glam’.

View this post on Instagram

His first time on a swing 😍

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

3. Da el en blanco: un outfit de oficina nunca debe dejar de ser pulcro. Es una regla de oro que siempre estén limpios, más aún si son blancos.

View this post on Instagram

The best kind of tan🧡 @mytheresa.com #theshoeclub

A post shared by Pernille Teisbaek (@pernilleteisbaek) on

4. Arriesgá: animate a combinarlos no solo con pantalones, los championes han demostrado que pueden hacer dupla perfecta con prendas como las faldas midi y los vestidos.

View this post on Instagram

Ella era toda la poesía que se escribía en Madrid.
El verso más bonito de Gran Vía.
La boca más hermosa de Malasaña.
Los ojos más tímidos de los cines de Callao.
La cabeza más heavy que había pasado por Argüelles.
La cintura más bonita que veías por el metro.
Las piernas más largas de la Plaza Mayor.
La falda más corta de Montera.
La musa que aun seguía inspirando a la estatua de Bécquer.
El rayo de sol más brillante de una tarde de domingo en el Retiro.
La reliquia más bonita del rastro.
La que podía domar los leones de Cibeles.
La quinta torre de Madrid.
El palacio más Real de todo mi reino.
Madrid es ella, y yo, solo una de sus calles. Ella es el monumento que fotografía  Atocha. La que se manifiesta frente al Congreso. La decimotercera uva de la Puerta del Sol. El cabello más hermoso de Salamanca. A la que todos los hindúes regalan rosas y cervezas en La Latina. Los labios más rojos del Calderón. La más loca de toda Chueca. La de la carpeta rosa del Campus de la Complutense. El paseo más largo a través de toda Castellana. El culo más bonito del Retiro. El corazón más salvaje del Bernabéu. El musical más visitado de Gran Vía. El teatro con menos aforo de la capital. La mejor obra de arte del Prado. La que envuelve en flores a los toros en las Ventas. Ella es la única estrella que brilla en Madrid. Ella es Madrid. La que baila como una loca en la pista de cualquier garito de Huertas. La chica de Tirso, y la lady Madrid de Pereza. A la que no hace falta escribirle, porque es pura poesía. La que es capaz de enderezar las Torres Kio. El cubo más helado de cerveza de la Sureña de Gran Vía. La nariz más roja de Casa de Campo. Los acordes de jazz más hermosos del Café Central. La niña que ríe como nadie en Cortylandia. Los copos de nieve que los tejados echan de menos. La única diosa de todas las catedrales. A la que cantan en Libertad 8. El único monumento del Templo de Debod. La palabra más bonita del barrio de las letras. La única movida que existió en Madrid. Ella, ella… ella es Madrid. Texto @miguelgane

A post shared by María Turiel Soler (@meryturiel) on

5. Cuidá tus pies: por otro lado, es importante que siempre uses medias cuando usás zapatillas. Existen medias tobilleras o invisibles, por si no te gusta mostrarlas. Usándolas evitarás el mal olor y las dolorosas ampollas.