Cinco peleas que tendrás antes de romper con tu pareja

Ningún rompimiento es igual que otro, pero las peleas que se tienen en el camino usualmente son similares antes de llegar al punto máximo de la relación.

Esto no es una ciencia exacta (obviamente), pero si hay un patrón y también hay que considerar que nadie está exento de repetirlo.

Publicidad
  • Pelea del sexo: La mayoría de los matrimonios no pueden sobrevivir sin intimidad. Aunque muchos no le dan gran prioridad al sexo, para otros es imprescindible en una relación. Y cuando el sexo ha recaído últimamente, los dos no estarán satisfechos el uno con el otro.
  • Pelea de negación: Las relaciones saludables usualmente recuerdan los primeros momentos de su relación con mucho cariño, pero si tú ves esos recuerdos con una actitud negativa, es posible que tu futuro no sea el que esperabas. Cuando los buenos recuerdos empiezan a desaparecer, es señal de que ambos se están distanciando el uno del otro.
  • Pelea de disculpas falsas: Para que una disculpa valga algo, tiene que ser genuina. Cuando le dices a tu pareja: “Perdón si te sentís así”, después de una discusión agitada, no estás tomando en cuenta sus sentimientos… y realmente no te estás disculpando en lo absoluto. En lugar de eliminar la tensión, la disculpa suena condescendiente y no arregla absolutamente NADA.
  • Pelea de labores en el hogar: “Nunca lavás un plato”, “Siempre dejás la tapa arriba” Sin importar el problema, siempre se usan palabras acusatorias generalizando lo que sucede, lo cual provoca, a largo plazo, resentimiento y peleas mayores. ¿Enserio NUNCA de los nuncas ha lavado un plato? Usar términos tan extremos es súper complicado en una relación, especialmente porque no son muy seguros.
  • Pelea para dejar de pelear: Por más paradójico que parezca, cuando las peleas terminan, usualmente es señal de que ambos están a punto de darse por vencidos. Es como un divorcio simbólico: se han distanciado emocionalmente y ya no les importa. Usualmente cuando uno de los dos ya no quiere pelear, es porque dejó de interesarles el resultado y la relación.

Por Andrea Bouchot

Escrito por
Más de Eme de Mujer