¿Por qué la sexualidad no madura con la relación?

La falta de relaciones sexuales puede ocasionar problemas de pareja. Un estudio de la Universidad de la Trobe, en Australia, sugiere que 54% de los hombres y 42% de las mujeres creen que su sexualidad en pareja es mala, después de tener tiempo juntos. Las parejas concluyen que se pierde la frecuencia de los encuentros íntimos y la satisfacción es menor.

¿Por qué se apaga la llama? La experta belga en sexualidad Esther Perel revela algunas razones del por qué la sexualidad no madura al igual que la relación.

Publicidad

Espacio: Al comenzar una relación siempre querés estar con la pareja, tenerlo en cuerpo y alma, sin darte cuenta que el despertar el deseo y la pasión necesita que cada uno tenga su espacio. Dale su espacio y dejá que te desee, que al momento del encuentro sexual todo mejorará.

Autoexploración: Para decirle qué te gusta en la intimidad, tenés  que autoexplorarte antes de comenzar una relación. Si no le comentás qué te gusta y qué no en el sexo, irá perdiendo el deseo al ver que no puede complacerte.

El deseo sexual y la pasión no solo pasan por atracción física, sino por cuestiones emocionales.

Para descubrir qué aspectos mantienen el deseo, deberíamos saber primero qué cosas lo aniquilan. No me gusta mi cuerpo, no tengo tiempo para mí, siento que no tengo derecho a querer o a recibir placer, tengo baja autoestima, las cosas no me salen bien… Estas son algunas respuestas frecuentes a la pregunta ¿qué cosas terminan con tu deseo?

¿Qué aspectos mantienen el deseo en una pareja?
La experta recuerda que es necesario entender que el deseo es una forma de estar vivos, conectar con la energía vital que todos tenemos. Además señala que:
– La paradoja entre amor y deseo es que aquellos aspectos del amor que nos gustan (protección, preocupación, responsabilidad) pueden sofocar el deseo.
– El deseo viene con una serie de ingredientes que no siempre favorecen el amor (celos, poder, travesuras, dominación)
– La mente erótica no es políticamente correcta.
– El deseo viene con una cierta capacidad de egoísmo que nos sirve para conectar nuestro propio yo en presencia del otro.
– El principio del deseo es la necesidad exploratoria, de curiosidad y de conocimiento.
– Tener mucha intimidad sexual propia y en pareja.
– Entender que hay un espacio erótico que pertenece a cada uno de ellos.
– La estimulación erótica no es algo que se logre en cinco minutos.
– La responsabilidad y deseo solo pelean.
– Las parejas eróticas también entienden que la pasión aumenta y disminuye, por lo que saben cuando resucitarla.
– El mito de la espontaneidad constante se cae.
– Sexo comprometido= sexo intencionado, con voluntad, intencional.
– Sexo= presencia.
 

Imagen: Archivo Eme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.