Sexólogo asegura que los seres humanos no son de naturaleza monógama

“La monogamia no es un rasgo del ser humano, para nada”, así de directo fue Manuel Lucas Matheu, cuando le consultaron acerca del vínculo exclusivo con una pareja que harían las personas en su vida sexual.

Este español de 69 años, presidente de la Sociedad Española de Intervención en Sexología y miembro vitalicio de la Academia Internacional de Sexología Médica, echó por la borda las creencias de que los seres humanos son monógamos por naturaleza y puso como ejemplo que de las más de mil sociedades que se analizan en el Atlas Etnográfico del antropólogo estadounidense George P. Murdock (1897-1985), “el 80% de ellas no son monogámicas; o son poligínicas (cuando el hombre tiene varias parejas sexuales) o son poliándricas (cuando la mujer tiene distintos compañeros sexuales)”.

Publicidad

Tal como comentó a BBC, el único motivo por el que el ser humano es monógamo en la actualidad es por una fuerte influencia de Occidente y “porque somos pobres”.

“Las especies animales que son monógamas son aquellas que no tienen tiempo ni recursos ecológicos suficientes como para poder dedicarse a hacer cada año un cortejo”, aseguró, antes de dar como ejemplo a las cigüeñas, que destinan mucha energía en las largas migraciones que hacen cada año. En cuanto a las personas, Matheu declaró que “los ricos no son monógamos. Como mucho son monógamos secuenciales”.

Es decir, con varias parejas pero una detrás de otra en el tiempo. “Los que no somos ricos no podemos ser monógamos secuenciales, porque separarse y divorciarse conlleva un enorme daño económico. Y la poligamia también es muy cara”, comentó.

Asimismo, el sexólogo indicó que tras estudiar a “66 culturas diferentes”, pudo comprobar que aquellas “en las que la moral sexual es más flexible y donde lo femenino tiene un papel preponderante”, eran más pacíficas. “Y al revés, las sociedades reprimidas y donde la mujer tiene un papel secundario, como ocurre en las sociedades occidentalizadas en las que vivimos, son más agresivas”.

Fuente: GDA/El Mercurio/Chile

Escrito por
Más de Eme de Mujer