Claves para un matrimonio exitoso

Así como los tiempos cambian, el amor y el matrimonio han ido evolucionando a través de la historia, aunque hay cuestiones que permanecen ¿Cuáles son hoy las claves para un matrimonio exitoso? ¿Cuáles son las dificultades que se presentan para mantenerse casados?

Según el psiquiatra chileno Arturo Roizblatt, uno de los desafíos de los matrimonios actuales es fortalecer el compromiso sin dañar las individualidades de la pareja, ya que si antes “el compañerismo” o ser “cómplices” era por lo que se luchaba, hoy en día las pugnas entre hombre y mujer están por vivir cada uno su metro cuadrado. Según el experto, este individualismo en que las parejas centran su relación en sí mismos suele afectar la unión matrimonial. “Hoy en día las parejas suelen tener poco tiempo para ellos, debido a que priorizan trabajo, amistades, deportes y actividades sociales que hacen sentir a uno u otro miembro rechazado”.

Publicidad

María José (36) se casó joven y se separó a los dos años de matrimonio. “Casarnos fue una decisión de chica, sin pensarlo mucho, ya que nos llevábamos bien, pero no pensamos en todo lo que implica un matrimonio, en cuanto a deberes, planes y roles de cada uno, así que nuestro fracaso fue por pura impulsividad”, dice.

Su caso no es extraño, según los planteamientos de Roizblatt, ya que detrás de este deterioro de los matrimonios jóvenes hay una baja conciencia del compromiso que adoptaron al casarse. Es decir, no tienen claridad sobre el proyecto de vida que quieren seguir juntos, y ya estando casados no trabajan por construir ese proyecto en el día a día. “Esto tiene que ver con la desvalorización sociocultural actual del matrimonio”, argumenta.

Macarena (36) es amiga de María José y también se casó muy joven pero, a diferencia de ella, lleva 14 años felizmente casada. “No tengo una receta para el matrimonio, pero lo que sí te puedo decir es que conversamos todo con mi marido y somos súper cómplices, tenemos los mismos valores, nos apoyamos en todo y hemos pasado momentos difíciles que, al contrario de lo que pensábamos, nos han fortalecido como pareja”.

Por eso, el experto indica que para un matrimonio exitoso las parejas deben tener claro adónde quieren llegar, sus metas, compartir valores, discutir sanamente y tener buenas relaciones con la familia de origen del otro. “Hay que tener cuidado con querer cambiar al otro y no aceptarse como son, ya que eso puede llevar a tener falsas expectativas que, si no se cumplen, suelen derivar en una ruptura”.

Curiosos factores de riesgo
El científico de datos norteamericano Randal Olson graficó recientemente algunas de las conclusiones de un artículo de Andrew Francis y Hugo Mialon, dos investigadores de la Universidad de Emory, quienes estudiaron a 3.000 parejas casadas en Estados Unidos para determinar factores que podrían predecir el divorcio. Entre otros aspectos, analizaron los ingresos, si iban a la iglesia, lo importante que era el atractivo de cada cónyuge y la asistencia a la boda.

De acuerdo a los hallazgos de los investigadores, algunos (pero no todos) de los factores que auguran éxito matrimonial en Estados Unidos serían:

¿Por cuánto tiempo fueron novios antes de comprometerse? Mientras más tiempo, hay menos chances de divorcio.

¿Cuánto dinero generan como pareja? Mientras más dinero hacen hay menos probabilidades de divorcio.

¿Con qué frecuencia van a la iglesia juntos? Asistir con frecuencia representa menos probabilidades de ruptura.

Su actitud hacia su pareja. No preocuparse por la riqueza de su pareja da menos probabilidades de divorcio.

¿Cuántas personas fueron a su boda? Mientras más gente fue hay menos opciones de que el matrimonio termine.

¿Cuánto se gastó en la boda? Menos gasto es igual a menos probabilidades de divorcio.

Si tuvieron luna de miel. Irse de luna de miel baja las probabilidades de divorcio.

Según Olson, hay otros factores del estudio que disminuyen las posibilidades de divorcio como tener una edad similar, pertenecer al mismo grupo étnico y haber llegado a un nivel semejante de educación que la pareja.

El investigador destaca que es importante aclarar que muchas de estas correlaciones son, de hecho, la captura de solo una parte de la historia. Por ejemplo, asistir a la iglesia regularmente juntos no va a arreglar mágicamente un matrimonio. “Es muy probable que las personas que asisten regularmente a la iglesia sean muy religiosas, y formen parte de una religión que no ve con buenos ojos el divorcio, por lo que la pareja se siente presionada para permanecer juntos, incluso si quieren el divorcio. Hay que considerar todas las variables”, concluye.

El Mercurio/GDA

Escrito por
Más de Eme de Mujer

“Uruguayas Rebeldes”, el libro de Soledad Gago que reconoce a las pioneras

La autora reconoce y celebra la vida de las uruguayas que se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.