Las quejas más frecuentes de los hombres

Las principales razones por las que los hombres se molestan son las pequeñas cosas que hacen las mujeres. Y para aclarar estos puntos la escritora Ana von Rebeur lo explica en su libro “¿Quién entiende a los hombres?”

– Que ellas vivan quejándose
Ellos dicen que las mujeres se quejan del maltrato al que él la somete. Si él pregunta cuál es el maltrato, ellas dicen: “Nunca me hablas”. Y el responde: “Pero si nunca te hablo, ¿Cómo podrías maltratarte?”.

Publicidad

– Que sean obsesivas de la limpieza
Los hombres tampoco entienden por qué las mujeres quieren tener todo permanentemente limpio. “¿Para qué ordena tanto, si luego todo se vuelve a ensuciar?”.

– Que haya que “salir de compras”
Si un hombre precisa comprar algo, va, lo compra y regresa a casa con el objeto comprado. Él no entiende qué es eso de ir a ver qué hay de lindo para comprar.

– Que quieran ir a reuniones sociales
No comprenden por qué ellas quieren salir y tener encuentros sociales. Los hombres detestan las reuniones porque eso los obliga a levantarse, calzarse e ir a otra casa a decir cosas inteligentes.

– Que tarden siglos en prepararse para salir
Para un hombre, una mujer tarda dos horas preparándose para salir, para tener más o menos el mismo aspecto que tenía antes.

– Que nunca tengan qué ponerse
No entienden que ella diga “No tengo qué ponerme”, cuando ya no tiene espacio en el armario para más ropa.

– Que le roben la comida
Tampoco entienden por qué si en el restaurante ella pidió solo ensalada, acabe robándole las papas fritas que pidió él… ¡Si hace dieta que la haga bien, o por lo menos que no robe comida ajena!

– Que quieren hablar de la relación
“¿Relación? ¿Cuál relación?” dicen ellos. “¿Por qué me quieres arruinar el sábado?”, exclaman cuando ven que te acercas a hablar de amor.

– Que ellas lo descalifiquen ante terceros
A ellos les enerva que, si están contando algo, ella interrumpa y diga: “No, no fue así”, y cuente su versión como si fuera la única verdad.

– Que pretendan que él es adivino
No terminan de entender por qué una mujer se ofende cuando dice tres veces seguidas “tengo sed” y él ni se preocupa por traerle un vaso de agua. Ante eso, él exclama: “¡Mujer, me hubieras pedido un vaso de agua, en vez de quejarte de que tenías sed!”.

– Que nunca sea buen momento para hacer el amor
Ya sea porque es muy temprano, o muy tarde, o está recién peinada, o muy despeinada, resulta que si no hay veinticinco condiciones necesarias, ella nunca se muestra dispuesta.

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.