Apunte de cata: Altura, sequedad y mucho sol

por Eduardo Lanza*

Rafael, Osvaldo y Gabriel Domingo Molina, tienen a su cargo los viñedos y la bodega familiar en Salta. Nada menos que 160 hectáreas plantadas en el Valle Calchaquí a 2.000 metros de altura, en suelos muy pobres, con abundante luz solar y una marcada amplitud térmica.

Publicidad

Este microclima de gran sequedad permite un desarrollo muy especial de las variedades que ellos cultivan. Estas condiciones tan singulares hacen que las cáscaras de las uvas sean gruesas y concentren mucho más aromas y taninos que en otras zonas vitícolas de Argentina.

Dos blancas – Torrontés y Sauvignon Blanc – se presentan en la línea Domingo Molina y van acompañadas de cinco varietales tintos: Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Petit Verdot y Tannat.

El ingeniero agrónomo y enólogo, Rafael Domingo Molina reflexiona sobre sus vinos. “En los últimos años, los vinos del Valle Calchaquí empezaron un cambio que a mi entender era necesario. De aquellos vinos concentrados y de fruta sobre madura fuimos cambiando a vinos frescos, elegantes y balanceados. Esto permitió que los vinos del Valle sean redescubiertos por los consumidores de Argentina y del mundo. Tener color y estructura en Cafayate es la parte simple… pero tenemos que conseguir también la elegancia, aunque nos va a llevar un tiempo llegar a hacerlo, como en otras regiones del sur que son pura elegancia”.

Y al decirlo se sincera sin dejar de poner en valor, los atributos de estructura y color que destacan a los vinos del Valle Calchaquí.

Nuevos desafíos
Los tres hermanos recibieron este emprendimiento de sus mayores y sin dejar de lado los vinos de mesa, comenzaron a elaborar los varietales de mayor categoría. Jorge Martínez los ayudó en esta vuelta de tuerca. Uruguayo y radicado en Argentina desde la década de los 90, había trabajado en una multinacional de bebidas hasta la crisis del 2001.

El terremoto que sobrevino produjo muchos cambios de planes y de posiciones. También a Jorge le sucedió, aunque su amistad con la familia Domingo Molina, le permitió una mudanza de empresa sin abandonar el sector que conocía tan bien.

Hoy, como gerente comercial de la bodega viene a menudo a visitar clientes y a promover sus vinos, que en Uruguay son importados y distribuidos por Iberpark. Aprovechando su última venida, Catadores organizó un taller de vinos de Altura en Parrilla La Vaca.

Apoyado en imágenes de pantalla, Jorge fue mostrando y describiendo esas serranías tan espectaculares del norte argentino, con el verde de los viñedos coloreando los valles. Quedó sentado al finalizar, el firme propósito de viajar a Salta el año próximo, para conocer esa región con tantos atractivos y poder disfrutar los excelentes vinos que allí se producen.

*Eduardo Lanza, Fundador de la Sociedad de Catadores. Es Ingeniero Químico y experto en vinos. Su pasión lo ha llevado a visitar terruños, descubrir cepas y probar las más variadas etiquetas. Escribe y enseña con el mismo placer que degusta un vino desde hace más de 20 años.

Escrito por
Más de Equipo Eme