Apunte de cata: Quinta Santero y los Zenit

por Eduardo Lanza*

Para las bodegas locales de pequeño tamaño, una coyuntura actual complicada no les facilita el negocio. Creadas por inmigrantes italianos y gallegos hace ya muchas décadas, vivieron épocas mucho mejores y pudieron prosperar. Casi siempre les dio resultado el negocio de vinos de mesa, despachados en damajuanas de 3, 5 y 10 litros.

Publicidad

Dimar Santero vivió esos años que tanto redituaban, pero hoy su hijo Edgar, se ve abocado a darle un giro al negocio. Ingenioso y creativo como es, pudo percibir que en el sector de los vinos frutados, había un nicho que valía la pena explorar. Hizo sus primeros experimentos con esencias de frutas, pero el resultado no le satisfizo. El sabor y los aromas revelaban el origen químico de esos saborizantes.

En cambio hubo una mejora sustancial, cuando pudo encontrar un proveedor de pulpa de frutas congeladas. Con la marca Zenit, hoy produce tres vinos refrescantes de baja graduación, que no llegan a superar el 7% de alcohol. Gasificados y ligeramente dulces, el Zenit Maracuyá blanco y el Zenit Frutas del Bosque rosado, se elaboran con las pulpas congeladas.

En cambio el Zenit Frutos Nativos, también blanco, se produce con la fruta fresca del Guayabo y el Arazá, que se compran a los distintos granjeros locales que los cultivan.

Ana Inés, hija de Edgar y licenciada en Ciencias de la Comunicación y Gestión Cultural colabora con su padre, tanto en la venta como en la comunicación. Entiende que: “la intuición de mi padre lo llevó a crear estos frizzantes que estamos vendiendo muy bien en vinerías y en la gastronomía no tradicional”. Fue idea de ella y de su padre sumar al nombre de la bodega la expresión Vino Cultura, como para identificar y reforzar la marca. Hace ya más de una década que ambos trabajan y participan en el Centro Cultural de Sauce.

En las próximas semanas Quinta Santero Vino Cultura, participará en el ciclo DEVINO MÚSICA que comienza el 12 de febrero en Montevideo Sur – Paraguay 1150 – con Florencia Núñez y seguirá el miércoles 19, en Bar Andorra con Franny Glass. Ambas movidas empiezan a las 21:30hs con entrada gratis y degustación de los frizzantes Zenit.

*Eduardo Lanza, Fundador de la Sociedad de Catadores. Es Ingeniero Químico y experto en vinos. Su pasión lo ha llevado a visitar terruños, descubrir cepas y probar las más variadas etiquetas. Escribe y enseña con el mismo placer que degusta un vino desde hace más de 20 años.

 

Escrito por
Más de Equipo Eme

Beneficios de la dieta mediterránea en el envejecimiento

Hace una década fue declarada patrimonio inmaterial de la Humanidad
Leer más