La Receta de Marian: La mejor Pasta Frola

 Por Mariana López Brito*

¿Pasta Frola? Pensarán: ¡pero si es re fácil de hacer! Depende. Como todas las preparaciones en pastelería, tiene sus secretitos. Cuando hacemos cosas simples hay que prestar atención a los detalles para que el resultado sea perfecto, porque simple y mal hecho no es una buena combinación.

Publicidad

La Pasta Frola es un dulce típico uruguayo (y argentino) y se dice que fue inventado por las religiosas del Monasterio de San Gregorio Armeno en Nápoles y posteriormente traído por los inmigrantes italianos hace ya muchísimos años. El sabor delicioso del dulce de membrillo con la masa tierna y el toque de limón, hacen que esta preparación no pase nunca de moda ni nos canse a pesar de haberla probado mi veces.

Hay mil recetas por ahí pero ésta, extraída del libro Crandon de cocina, es la que hago desde chica. Les dejo el paso a paso con algunas modificaciones y especificaciones para que les quede tan rica y linda como me gusta a mí.

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina (para dietas sin TACC, pueden sustituir por la misma cantidad de mezcla de harinas aptas)
  • 1/2 taza de azúcar (para dietas sin azúcar, pueden sustituir por la misma cantidad de Splenda)
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 taza (100grs) de manteca
  • 2 huevos apenas batidos
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharadita de ralladura de limón
  • 400 – 450 grs de dulce de membrillo (para dietas sin azúcar, pueden sustituir por dulce sin azúcar)
  • 2-3 cucharadas de agua bien caliente

Procedimiento:

Precalentar horno a 180°C (horno medio). Aceitar o enmantecar una fuente o asadera de aproximadamente 20x30cm y forrar con papel manteca o aluminio (pueden no ponerle papel, pero una vez fría va a ser mucho más fácil sacarla del molde y cortarla prolija).

Cernir en un bowl: harina, azúcar, polvo de hornear y sal. Agregar la manteca en cubitos y deshacer con las manos hasta que quede un “arenado”. Agregar los huevos batidos, el agua, vainilla y ralladura de limón y mezclar hasta que quede una masa homogénea (no batir ni amasar).

Colocar aproximadamente las 3/4 partes de la masa dentro de la fuente y presionar con las manos hasta extender por todo el fondo. Traten de que quede parejo así el resultado final es uniforme. Si se les pegan los dedos a la masa, pasarlos por harina y seguir presionando.

Colocar el dulce de membrillo, cortado en cubitos, en un bowl. Agregar el agua caliente y pisar bien con un tenedor o batir hasta lograr una pasta suave y lisa. Pueden hacerlo en batidora o mixer ya que el membrillo queda más cremoso y aireado. Esparcir encima de la masa en una capa pareja.

Con el 1/4 de la masa restante pueden hacer dos cosas: o lo estiran sobre la mesada espolvoreada con harina y cortan las clásicas cintas y las colocan sobre la masa, de forma cruzada, o sino le agregan un par de cucharadas de agua para que quede más blandita y luego la ponen dentro de una manga con pico liso. Yo prefiero la segunda opción: comencé a hacer las cintas de masa hacia un lado y hacia el otro.

Llevar al horno por aproximadamente 30 minutos o hasta que esté la masa doradita (tengan cuidado de que el horno no esté muy caliente ya que puede dorar demasiado rápido la masa de arriba y la base quedar cruda). Dejar enfriar completamente y cortar en cuadraditos o barritas alargadas.

¿Ven cómo queda la proporción perfecta de masa y membrillo que es tan importante?

Ahora ¡a disfrutar!

Sabían que…
Pueden sustituir el dulce de membrillo por dulce de leche repostero y seguir el mismo procedimiento de masa y horneado. ¡Queda increíble! También pueden usar dulce de batata o mermelada de frambuesas que también queda muy bien.

logomlqc1

*Mariana López Brito o Marian la que cocina es una pastelera uruguaya. Podés encontrar esta y otras recetas en marianlaquecocina.com y en su página de facebook