La Receta de Marian: Omelette Surprise de Limón

Por Mariana López Brito*

Hace tiempo quería mostrarles cómo hacer un helado de limón casero pero se me ocurrió dar un paso más y combinarlo con una receta de pionono clásico y un perfecto merengue suizo y enseñarles a hacer un Omelette Surprise (conocido en EEUU como Baked Alaska). Este es un postre que tiene muchos años y estuvo muy de moda en los 50s (aunque su origen es muy anterior a eso).

Publicidad

Tradicionalmente, el omelette surprise, una vez cubierto con merengue, se llevaba al horno fuerte por unos minutos para quemarlo apenas. Hoy en día con el uso del soplete (que se consigue en cualquier super o casa de repostería), es mucho más fácil hacerlo.

Pueden hacer esta delicia de la forma que quieran, aunque el tradicional es en forma de media esfera. Yo lo hice en una budinera ya que me parece más práctico para cortar. ¡Espero les guste la receta y se animen a hacerla!

Ingredientes (para unas 10 – 12 porciones):

  • Para el helado:
    • 1 lata (395grs) de leche condensada
    • Ralladura de dos limones (o limas)
    • Jugo de 3 limones (o limas)
    • 1 cucharadita de vainilla
    • 500ml de crema doble (crema de leche) bien fría
  • Para el bizcochuelo (o pionono) de base:
    • 2 huevos
    • 3 cucharadas de agua
    • 1 cucharadita de vainilla
    • 1/2 taza de azùcar
    • 1/3 taza de harina 0000
    • 1/3 taza de almidón de maíz (maicena)
    • Pizca de sal
  • Para el merengue suizo:
    • 4 claras de huevos grandes o 5 claras de huevos chicos
    • 1 1/4 taza de azúcar
    • 1 cucharadita de vainilla

Procedimiento:

  • Para el helado. Mezclar la leche condensada con el jugo de limón y la ralladura de limón. Van a ver que va a espesar, ¡esta perfecto! Batir la crema doble (si pueden poner el bowl y las paletas de la batidora en el freezer un rato antes de batir, mejor) junto con la vainilla hasta 3/4 punto (eso quiere decir que la tienen que batir un poquito antes de que quede “Chantilly” o sea que las paletas estén apenas marcadas).

Agregar la mezcla de leche condensada con jugo de limón y revolver a mano, con movimientos envolventes, suavemente para no cortar la crema. Forrar por dentro una budinera o bowl redondo con film y verter dentro la crema de limón. Tapar con film y llevar al freezer hasta que este bien bien firme (yo lo dejaría mínimamente toda la noche o hasta pueden hacerlo varios días antes).

  • Para el pionono o bozcochuelo. Precalentar horno a 160 – 170C. Forrar una asadera de aproximadamente 20 x 30 centímetros con papel manteca (si no quieren que se les pegue todo, si o si tienen que usar papel para forrar el molde; si no tienen papel manteca, usen cualquier papel y acéitenlo o enmantequen bien). Si congelaron el helado en un bowl o molde redondo, hagan esto en una asadera redonda de tamaño similar al diámetro del bowl.

Batir los huevos con el agua y la vainilla. Agregar el azúcar de a poco y en forma de lluvia hasta que la mezcla esté súper espumosa y llegue a “punto letra” (se le llama punto letra cuando levantamos las paletas de la batidora y podemos “dibujar” letras sin que se desarmen fácilmente).

Cernir harina, sal y almidón sobre el bowl de los huevos batidos y mezclar suavemente y con movimientos envolventes para no sacar el aire. Volcar sobre la asadera con el papel manteca y esparcir. Llevar al horno por aproximadamente 12-15 minutos o hasta que este doradito. Retirar del horno y dejar enfriar. Dar vuelta sobre una tabla o bandeja y quitar el papel.

 

Una vez congelado el helado, sacar del freezer, despegar el film de la parte superior y colocar dado vuelta sobre el bizcochuelo. Cortar alrededor para que queden los dos del mismo tamaño. Retirar el molde (que sale muy fácilmente ya que estaba forrado con film), quitar el film y llevar nuevamente al freezer mientras hacemos el merengue.

 

  • Para el merengue. Poner en una ollita (idealmente de fondo grueso), las claras con el azúcar. Calentar a fuego bien, bien bien, suave, revolviendo siempre. Lo que queremos es calentar esta preparación y que se disuelva el azúcar, así que si el fuego está muy fuerte, no sólo se les puede formar un rico omelette dulce sino que además no se les va a disolver el azúcar. Cuando lo tocan con las manos y sienten que apenas les quema el dedo y el azúcar se disolvió, pasen la preparación al bowl de su batidora, agreguen vainilla y comiencen a batir.

Batir por un buen rato hasta que el merengue esté firme, brillante y bien aireado. Retirar el helado del freezer, cubrir con una capa fina de merengue y luego hacer una segunda capa como más les guste: puede ser rústica con una cuchara o con manga repostera con algún pico de estrella, si se sienten cómodos usándola. Yo usé un pico de estrella (1M de Wilton) e hice una especie de trenza a lo largo. El último paso es quemar el merengue y esta parte es fundamental al hablar de omelette surprise.

Si tienen un soplete de repostería, usenlo para quemar el merengue y si no tienen, atención: precalienten el horno bien fuerte y coloquen el postre por uno o dos minutos para que se dore. No tengan miedo que el merengue hace de aislante y no se les va a derretir el helado!

Así que ¡pronto! Uno de los postres más ricos y frescos que pueden hacer y no saben que delicia.

Algo que me preguntan mucho: el postre, una vez con merengue, se vuelve a guardar en el freezer, sino se les derrite. El merengue se puede congelar perfectamente.

TIP: si no quieren o les da pereza hacer el bizcochuelo de base, pueden comprar piononos ya listos en el supermercado o bien algún budín de vainilla, cortarlo y ponerlo de base. Lo mismo con el helado, pueden comprar helado de heladería y seguir los mismos pasos. Igualmente, claro que recomiendo hacer todo de cero. Siempre lo hecho por nosotros queda mucho más rico ¿no?

logomlqc1*Mariana López Brito o Marian la que cocina es una pastelera uruguaya. Esta y otras recetas las podés encontrar en su blog marianlaquecocina.com y en su página de facebook.

Escrito por
Más de Equipo Eme