Remedios para errores en la cocina

Culpemos a la prisa, a la inexperiencia, o a la ley de Murphy, accidentes pasan cada segundo del día en cada rincón del mundo. Pero, no todo está perdido, dicen que lo último que se pierde es la esperanza y en la cocina, no es la excepción.

El arroz comenzó a ahumarse
Primero, retira la olla del fuego. Luego, ponla en el fregadero con un poco de agua para enfriar el recipiente y detener el proceso de cocción. Con mucho cuidado levanta la tapa y coloca una cebolla cruda, abierta a la mitad, justo en el medio del caldero, presionando un poco para que penetre. Deja reposar por unos 15 minutos.

Publicidad

El guiso quesó salado
La recomendación es pelar unas papas y añadirlas a la olla en rodajas. El motivo es que las papas absorberán la sal mientras se cocinan. Una vez estén translúcidas, remuévelas. Este truco también puede ser útil para verduras. En el caso de cremas o sopas, se aconseja agregar una cucharadita de azúcar, para contrarrestar la sal. Además, si la receta lo permite, considera agregar agua o jugo de naranja, aceite de oliva o leche. Añadir hierbas y especias también puede ser otra opción.

Platos que saben muy dulces
Añade unas gotas de jugo de limón o de vinagre blanco. Otro remedio que favorece es mezclar una cucharada de vinagre blanco con 1 cucharadita de azúcar y añadirlo al guiso. En caso de ser necesario, puede repetirse.

El bizcocho se desmoronó
Esto ocurre cuando el bizcocho se retira del molde sin que se haya enfriado lo suficiente. No botes los pedazos de bizcocho, úsalos con helado, crema batida o yogur. Sabe delicioso.

Alimentos secos
Para que frutos secos, como pasas o ciruelas, recobren la humedad, rocíalos con un poco de agua tibia, cúbrelos y ponlos en el microondas durante unos 30 segundos.

Salsas demasiado líquidas
Espésalas con sólo añadirle una cucharada de maicena por cada taza de líquido. Debes hacer una mezcla en un recipiente aparte con la salsa y añadir la maicena poco a poco. Luego, añadirás esta mezcla al resto de la salsa. Si echas la maicena directamente en la salsa, se crearán grumos.

El pavo quedó crudo
Esta ave se cocina sólo cuando alcanza una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit. Si el pavo te quedó crudo, cubrelo con papel de aluminio para evitar que la piel se queme al meterla nuevamente al horno para que se termine de cocinar. No lo pongas a más de 475 °F, pues lo puedes quemar. Tené en cuenta que si cocinás en un horno con la fuente de calor en la parte inferior, lo que esté en la bandeja de hornear puede arder cuando aumente la temperatura, por lo que añade una o dos tazas de agua, caldo de pavo o vino para evitarlo.

Podrás encontrar otros tips acá.

El Nuevo Día / GDA

Imagen: miraquechori.com

Escrito por
Más de Eme de Mujer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.